•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, criticó hoy el asesinato de niños en la crisis de Nicaragua, al decir que han arrebatado el futuro a las familias afectadas, mientras que de los responsables les pidió detener estos actos y que reflexionen sobre el apellido que heredan a sus descendientes.

“Ante este panorama evangélico, mi mente y mi corazón inmediatamente pensó y contempló el panorama histórico que nos está tocando vivir y me pregunté: ¿Cuántos niños han muerto en estos días? ¿Cuántos niños han sido sacrificados en estas semanas? ¿Cuántos niños han sido asesinados durante estos dos meses? ¿A cuántos niños se les ha truncado su vida, su presente y su futuro sobre esta tierra?", se preguntó hoy Álvarez durante una homilía en Matagalpa.

El obispo ofició una misa en la catedral de San Pedro Apóstol, en Matagalpa, donde abordó el principio histórico del nacimiento de Juan el Bautista.

El religioso se preguntó a cuántas familias nicaragüenses les arrebataron en un instante sus sueños, sus ideales, sus esperanzas y expectativas puestas en aquellas criaturas asesinadas.

También lamentó que padres y madres lloren la partida de sus hijos en la crisis de Nicaragua.

“En nombre de ellos (los niños muertos) les decimos (a los responsables) rectifiquen, piensen, reflexionen, cambien de rumbo, piensen en sus hijos y en sus nietos, pregúntense qué les heredarán, qué les dirán a las futuras generaciones, qué es lo que les contarán. Piensen en la honradez, la honorabilidad y dignidad del apellido que llevarán esos niños cuando crezcan, piensen, reflexionen, están a tiempo", concluyó el prelado de Matagalpa.

Los organismos defensores de los derechos humanos y la Asociación de Pediatras de Nicaragua calculan en más de una docena los menores de edad asesinados.

La más reciente víctima es un niño de 14 meses de edad, quien ayer murió al recibir un balazo en su cabeza, cuando sus padres lo llevaban cargado en las Américas 1, Managua.

La crisis en Nicaragua ha cobrado más de 200 vidas.