•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), considera que el Ejército podrá dar su aporte cuando del diálogo nacional surja una comisión de pacificación y desarme.

Elvira Cuadra, consultora en temas de políticas públicas y de seguridad, sugiere que el Ejército realice acciones “para proteger la vida y los derechos humanos de los ciudadanos amenazados por grupos irregulares”.

Francisco Aguirre Sacasa, excanciller de la República, opina que el Ejército debe evitar involucrarse en el desarme de los civiles armados que apoyan al Gobierno, porque hacerlo significaría un mayor derramamiento de sangre.

Roberto Cajina, consultor civil en Seguridad, Defensa y Gobernabilidad Democrática, afirma que “no es misión ni función del Ejército resolver la crisis”.

El coronel Manuel Guevara, vocero del Ejército, dijo que esta institución respaldará cualquier decisión que salga del diálogo nacional.

Aquí las preguntas y las respuestas de cada entrevistado.

José Adán Aguerri

José Adán Aguerri\Archivo

¿Qué se debe esperar del ejército de Nicaragua dos meses después de la crisis para que haya paz?

Que mantenga su posición, no tiene el Ejército que intervenir en esta crisis y desde ese punto de vista creo que es lo que se ha manifestado claramente en la posición de ellos (el Ejército) y esperemos que continúe así.

¿Cómo debería contribuir el ejército con la democratización del país?

Esperemos que cuando haya una solución a esta crisis, en ese momento se establezca una comisión de pacificación y desarme, donde efectivamente, expertos en esa materia y el propio Ejército podrán ser parte de lo que significará ese proceso, ir a quitar todas esas armas que han sido entregadas hoy a la población.

¿Por qué se dice que el ejército debe desarmar a los civiles encapuchados que han actuado junto a la policía?

Habrá algunos que lo piensen así, en el caso nuestro, nosotros creemos que tiene que haber una comisión de pacificación y desarme, que debe nacer del seno del diálogo, especialmente a través de la Comisión de Verificación y Seguridad. Por eso es que estamos esperando que lleguen los organismos como la Meseni (Misión Especial de Seguimiento para Nicaragua de la CIDH) y el alto Comisionado de los Derechos Humanos (de la ONU) para que nos ayuden en este sentido, para determinar cuál es el mejor camino para ese desarme.

Roberto Cajina Archivo\END

Roberto Cajina

¿Qué se debe esperar del ejército de nicaragua dos meses después de la crisis para que haya paz?

El Ejército no debe, ni puede ser quien resuelva la crisis en Nicaragua. Es una crisis política y no es misión ni función del Ejército resolverla. Quienes piensan o piden la intervención de los militares no consideran el riesgo que eso significa. Sería darle a los uniformados un poder político que jamás deben tener. El Ejército no debe ser el “hacedor de la paz en Nicaragua”, quienes debe hacer todo para alcanzarla son, en primer lugar, el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, frenando la matanza indiscriminada y negociando su salida del poder. También le corresponde a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, solo con justi-cia y democracia se podrá imponer la paz en Nicaragua.

¿Cómo debería contribuir el ejército con la democratización del país?

Tampoco es misión ni función del Ejército contribuir a la democratización del país. Su mejor contribución es no intervenir en política.

¿Por qué se dice que el ejército debe desarmar a los civiles encapuchados que han actuado junto a la policía?

Quien debe desmantelar y desarmar a los paramilitares es quien los creó, organizó y armó, es decir, el régimen Ortega-Murillo. Esa no es función, ni misión del Ejército

Elvira Cuadra. Archivo\END

Elvira Cuadra

¿Cómo debería contribuir el ejército con la democratización del país?

El tema político no es del resorte del Ejército. El Ejército es no deliberante y entonces no puede inmiscuirse, ni en las discusiones que se generen alrededor del diálogo o acerca de las disposiciones políticas para resolver las crisis del país. La función del Ejército es actuar de manera no deliberante, proteger el territorio nacional y proteger, en este caso, la vida y los derechos humanos de la población civil frente a los grupos armados irregulares que están actuando en los últimos días. No puede jugar ningún papel político en ese proceso de democratización.

¿Por qué se dice que el ejército debe desarmar a los civiles encapuchados que han actuado junto a la policía?

Es necesario que el Ejército cumpla con su papel que le ha encomendado la ley y la Constitución, en el sentido de proteger la vida de los ciudadanos de los grupos paramilitares que están actuando de manera libremente desde abril hasta la fecha. Es importante de que el Ejército actúe en los dos sentidos: no participar en los actos de represión y realizar acciones para proteger la vida y los derechos humanos de los ciudadanos amenazados por grupos irregulares que están armados con fusiles de guerra y que actúan con impunidad a plena luz del día. El Ejército es la única institución armada que puede existir dentro del territorio, porque la Policía no tiene naturaleza militar y el Ejército no puede permitir que esta disposición constitucional sea transgredida por esos  grupos que están organizados y usan armas de guerra actuando con impunidad.

Francisco Aguirre Sacasa

¿Qué se debe esperar del ejército de Nicaragua dos meses después de la crisis en Nicaragua, para que haya paz?

Como ciudadano nicaragüense, he visto con tristeza cómo se ha ido sistemáticamente desmantelando nuestra democracia representativa durante años y destruyendo a nuestra institucionalidad. En este sentido considero positivo el hecho de que el Ejército de Nicaragua ha logrado mantenerse sólido y fiel a su mandato constitucional en una situación extremadamente compleja. El no haber participado en la represión de la ciudadanía es un logro significativo. En esto ha sabido cumplir con uno de sus lemas: “el Ejército es el pueblo uniformado”.

En la OEA se planteó este viernes la urgencia de adelantar las elecciones en Nicaragua. ¿Cómo debería contribuir el ejército con la democratización del país?

El 21 de abril, o sea a poquísimos días del inicio de la insurrección pacífica, el Ejército emitió una nota de prensa dirigida a “todos los hermanos nicaragüenses”. En ella expresó su dolor y luto por los muertos, cuando estos eran aun relativamente pocos. También abogó por la paz y estabilidad de nuestro país y respaldó el diálogo como el mejor mecanismo para encontrar una respuesta consensuada a la crisis nacional que en ese momento era incipiente. De esta manera, se adelantó al diálogo nacional que posteriormente se instaló con la mediación de la Conferencia Episcopal y al diálogo que pidieron todos los países que hicieron uso de la palabra en pro de la redemocratización de nuestro país, en la reunión del Comité Permanente de la OEA el viernes pasado.

Francisco Aguirre Sacasa. Archivo\END

¿Por qué se dice que el ejército debe desarmar a los civiles encapuchados que han actuado junto a la policía?

Entiendo que algunas personas, actuando de buena fe y motivados por la frustración, por el horroroso saldo de muertos (212), heridos y desaparecidos, están pidiendo esto. También creo que otros lo están pidiendo de manera malintencionada, para meter al Ejército en el derramamiento de sangre. Y digo de manera malintencionada porque después serán los primeros en criticar la intervención del Ejército en lo que no les compete. Ahora bien, volviendo a lo que es el consenso en la OEA hoy, mi lectura es que se busca un cese de la violencia inmediato, justicia y democracia a través de elecciones libres, justas y anticipadas. Mal haría el Ejército en desarmar a los paramilitares y otros pandilleros que están haciendo buena parte del trabajo sucio de represión. No dudo que el Ejército lo podría hacer, y de manera muy eficiente, pero eso implicaría una escalada enorme de la violencia y el derramamiento de sangre.

Lo que corresponde en este momento es que el Gobierno le ponga un fin inmediato a su violencia y que retorne al diálogo nacional, pero con la voluntad y buena fe de abordar los temas de democratización de manera que nos permitiese, como nación, proceder al necesario proceso de la transición política inmediatamente.

Coronel Manuel Guevara

Coronel Manuel Guevara

El secretario general de la OEA planteó este viernes que la solución para Nicaragua pasa por la celebración de elecciones anticipadas. ¿Apoya el ejército esta propuesta que inicialmente surgió en el diálogo nacional?

El Ejército de Nicaragua ha expresado reiteradamente, en varios comunicados, que estamos convencidos que el diálogo es la ruta que más le conviene a nuestro pueblo. Hemos dicho que respaldamos cualquier decisión que salga del diálogo para que de forma consensuada se puedan encontrar soluciones a los temas que originaron estos momentos de dolor que vivimos.

En la OEA también fue condenada la represión a los ciudadanos. ¿Qué piensa el ejército de los actos de violencia que se han dado en el país?

El Ejército en reiteradas ocasiones ha expresado su no rotundo a la violencia y a la inestabilidad, y su sí a la tranquilidad y la paz. Nosotros apoyaremos todos los esfuerzos para esclarecer los hechos de violencia y que se proceda a buscar la justicia conforme a la ley.

¿Cómo podría contribuir el ejército para que cese la violencia en el país?

El Ejército de Nicaragua ya ha dejado claro que la forma en que puede contribuir es en el marco de sus misiones establecidas en la Constitución y las leyes, y lo ha venido haciendo al brindar protección y seguridad a las entidades y objetivos estratégicos, que son vitales para el funcionamiento del país. El Ejército está dando seguridad a los principales centros de comunicaciones, energía, agua, almacenamiento de medicamentos y alimentos, todos fundamentales para que podamos los ciudadanos mantener nuestra actividad cotidiana. En este contexto, no le corresponde al Ejército ejercer funciones de orden público, y rechazamos cualquier tipo de manipulación de información falsa con la que se ha pretendido implicarlo en situaciones en las que no hemos estado.

¿Qué resultados esperan del diálogo nacional a corto plazo?

Respaldamos firmemente el diálogo nacional. Esperamos que el diálogo sirva para restablecer la tranquilidad y la paz en el país, evitando daños irreversibles a nuestro pueblo, economía, seguridad y a la Nicaragua que todos nos merecemos.