•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) continúan esperando que el presidente Daniel Ortega responda oficialmente y de forma positiva a la propuesta del adelanto de las elecciones al próximo año, como le solicitaron en un comunicado el sábado.

El cardenal Leopoldo Brenes manifestó este domingo que la respuesta de Ortega es clave para que las mesas de trabajo del diálogo nacional, que reinician este lunes, también “empiecen a trabajar en el proceso” de la democratización.

“Si en el tema de la democratización se piensa adelantar elecciones, tenemos que saber cuándo lo haríamos. Le pedimos al presidente que nos diga que está de acuerdo y nos diga que para tal mes (podrían efectuarse los comicios). Así, las mesas empezarían a trabajar en el proceso, porque no podemos hacer nada que no esté basado en la Constitución”, explicó.

Según Brenes, la propuesta de adelantar las elecciones recoge los sentimientos de una amplia mayoría de nicaragüenses, integrantes de la mesa del diálogo nacional y feligreses que lo han manifestado a los obispos en diferentes visitas pastorales.

La respuesta del presidente Ortega es determinante porque “si queremos hacer algo bueno tenemos que hacerlo despacio, pero teniendo una meta para la cual dirigirnos”, agregó.

Diálogo sigue

Las mesas de trabajo de las Comisiones de Verificación y Seguridad, Judicial y Electoral vuelven a trabajar este lunes en el Seminario de Fátima. La primera contaría con el acompañamiento de miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según los acuerdos establecidos en el diálogo nacional.

“Las mesas van a trabajar este lunes y en el plenario vamos estudiar los resultados que se den en las mesas”, explicó el cardenal sobre la metodología que seguirá el diálogo nacional.

El Papa, preocupado

El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes afirmó que el papa Francisco “está preocupado” por Nicaragua y pregunta “constantemente” por la situación del país, cuya crisis sociopolítica ha dejado, al menos, 218 muertos en poco más de dos meses.

“Hay preocupación por el Papa, está preocupado, está pendiente de nosotros, y constantemente nos pregunta: ‘¿cómo van?’; y está interesado con que el diálogo (nacional) siga adelante, porque solamente través del diálogo se pueden solucionar los problemas”, dijo durante su homilía en la Catedral de Managua.

El episcopado nicaragüense también es mediador en el diálogo nacional para superar la crisis, entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, compuesta por empresarios, sociedad civil, estudiantes y campesinos.