•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para garantizar la seguridad de las familias ante el asecho de las denominadas “camionetas de la muerte”, el movimiento universitario 19 de Abril y el movimiento de Autoconvocados en León, hicieron un llamado a la población que reconstruyan todas las barricadas que sean destruidas.

El domingo en la madrugada se registraron varios enfrentamientos entre pobladores y fuerzas de choque del gobierno en el sector del reparto Arrocera y El Chorizo, así como en el reparto Rubén Darío y Mariana Sansón, al sureste de la localidad.

A partir del 22 de junio, a través del plan limpieza y con el pretexto de recolectar la basura y evitar epidemias en la ciudad, la municipalidad, policías y fuerzas paramilitares del gobierno, fuertemente armados y de manera intimidante, se han dedicado a desbaratar las barricadas en distintos sectores.

Esta medida ha sido reprochada por los pobladores que resguarda dichas barricadas e incluso se han enfrentado a pedradas y morteros, registrándose decenas de lesionados y detenidos, en varios días. 

Al respecto Byron Estrada, uno de los líderes del movimiento universitario 19 de Abril recomendó a la población que eviten enfrentamientos, que salvaguarden sus vidas y que tomen en cuenta que las barricadas pueden reconstruirse.

“Las barricadas son el único instrumento que tenemos a nuestro favor para proteger la vida de nuestras familias, que han sido atacadas por policías y paramilitares del gobierno, que se movilizan en las camionetas  fuertemente armados, disparando sin piedad”, expresó Estrada.

400 Barricadas

Durante los tres días del plan limpieza se han registrado enfrentamientos con lesionados y retenidos en San Felipe, Ermita de Dolores, Andrés Zapata y varios repartos del sector sureste.

En León, el movimiento Autoconvocado contabiliza más de 400 barricadas, sin embargo la mayoría se concentra en los barrios Fundeci, Guadalupe, El Calvario, El Calvarito, San Sebastián, Zaragoza, Laborío, San Felipe y Sutiaba.

Rogelio Fonseca, habitante del barrio indígena de Sutiaba expresó que la misma comunidad ha ejecutado un plan de limpieza de recolección de los desechos sólidos.

“No vamos a permitir que vengan a nuestra comunidad a destruir nuestras barricadas, el pueblo de Sutiaba está muy bien organizado, nada tienen que venir hacer porque nadie les ha autorizado nada”, expresó Fonseca de 45 años, quien se opone a que las barricadas sean destruidas.

De acuerdo a las gestiones realizadas por monseñor Bismark Acevedo, párroco de Nuestra Señora de Dolores, ante las autoridades policiales, este sábado fueron liberados varios retenidos, que se opusieron a la destrucción de barricadas en el barrio Ermita de Dolores.