•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En una misa de desagravio, en la capilla de San Gabriel, comunidad Los Aburto, Managua, el cardenal Leopoldo Brenes calificó de “abominable” el asesinato de un niño de 15 meses la mañana del sábado en el barrio Américas Uno.

“Que el policía no vuelva a apuntar el arma para matar al pueblo”, imploró el cardenal Brenes, quien se mostró consternado por el crimen contra el bebé.

Hace días, desconocidos profanaron el Santísimo en la capilla San Gabriel, por lo que el Cardenal Brenes decidió celebrar la misa de desagravio allí.

El religioso también denunció que una ministra extraordinaria de la iglesia San Juan Bosco fue agredida por desconocidos, cuando se dirigía a la casa de una persona enferma para darle el sacramento de la comunión.

Álvarez, consternado

En Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez se mostró consternado por la muerte de varios menores debido a la represión gubernamental contra ciudadanos en protesta. “¡Cuántos niños han muertos en estos días! ¡Cuántos niños han sido sacrificados en estas semanas! ¡Cuántos niños han sido asesinados durante estos dos meses! ¡A cuántos niños se les han trucado su vida, su presente y su futuro sobre esta tierra!”, exclamó Álvarez durante la homilía en la catedral de San Pedro Apóstol de esa ciudad.

“En nombre de ellos (los niños muertos), les decimos: ‘rectifiquen, piensen, reflexionen, cambien de rumbo, piensen en sus hijos y en sus nietos, pregúntense qué les heredarán, qué les dirán a las futuras generaciones, qué es lo que les contarán; piensen en la honradez, la honorabilidad y dignidad de su apellido que llevarán esos niños cuando crezcan. Piensen, reflexionen, están a tiempo’”, dijo monseñor Álvarez refiriéndose a quienes hoy reprimen a balazos a la población nicaragüense.

Exigen justicia

Minutos antes de sepultar a Teyler Lorío Navarrete, el bebé muerto de un tiro en la cabeza el sábado en un barrio de Managua, sus familiares demandaron justicia. Entre lágrimas, señalaron nuevamente a los policías de ser los responsables del asesinato.

familiares dieron ayer cristiana sepultura al niño Teyler Lorío. Bismarck Picadp\END

Una multitud acompañó a la familia doliente en el cementerio Milagro de Dios, donde un predicador evangélico realizó un acto religioso en honor al menor antes de que fuera enterrado.

Papa Francisco "está preocupado" por Nicaragua, afirma cardenal Brenes

“De la justicia de Dios nadie se va a escapar. Nosotros no podemos descubrir quién fue la persona, pero hay un Dios que todo lo sabe, hay un Dios que verdaderamente va a hacer justicia”, afirmó el líder religioso. 

Informes desviados 

Desde que iniciaron las protestas, en abril pasado, al menos 17 niños y adolescentes han fallecido debido a la represión. Estos casos han causado indignación entre la población y, en el más reciente, el de Teyler Lorío Navarrete, se ha interpretado como una burla la constancia extendida por el hospital público donde atendieron al menor, que indica como causa de muerte “intento de suicidio”, según el documento que recibieron sus padres.

“Con las evidencias mismas de médicos particulares que nos han brindado su apoyo, nos hemos dado cuenta que efectivamente fue producto de disparos y no de accidentes o algo parecido”, las muertes de los menores, afirmó este domingo Julio Montenegro, asesor de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“En varios casos ya tenemos ese mismo elemento, que se dice (en los informes oficiales) que es accidental o que es otra la causa de muerte”, dijo Montenegro.