•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Doña Cecilia del  Carmen Solórzano, hermana del  excombatiente  sandinista Sergio Solórzano muerto en 1979 por la extinta Guarda Nacional, se encontraba ayer en las inmediaciones de la Dirección de  Auxilio Judicial (DAJ) buscando a su hijo, Omar Mojica Solórzano.

Doña Carmen Solórzano recordó que hace 39 años llegó hasta la loma de Tiscapa a buscar a su hermano Sergio Solórzano con la esperanza de encontrarlo vivo, pues ignoraba que la guardia lo había asesinado y luego lanzo  su cuerpo en un basurero.  

Al parecer ella  nunca  imaginó que regresaría al mismo lugar, pero esta vez buscando a su hijo, Omar Mojica Solórzano.

“¿Por qué me pagan de esta manera si me cuesta la causa (sandinista)?, preguntaba ayer en el portón de El Chipote, la desesperada madre de Omar Mojica capturado la noche del sábado 16 de junio por agentes parapoliciales en el momento que se dirigía a su casa en el barrio Los Ángeles de esta capital.

La indignada madre quien dijo ser combatiente histórico y miembro de la Policía durante 5 años, expresó, que primeramente, le informaron que su hijo estaba detenido por robo y después le cambiaron la versión para comunicarle que era por tenencia  ilegal de armas.

Cecilia Solórzano reclama  la libertad de su hijo, Omar Mojica en la entrada de El Chipote. Orlando Valenzuela\END

“Soy una vieja combatiente (sandinista),  ¿ahora andan señalando a todo el mundo?  Que  me digan estos mal llamados sandinistas de dónde son sandinistas sin nunca empuñaron un fusil; yo sí lo empuñé para que mis hijos vivieran en libertad, pero ahora estoy pasando lo mismo que pasé en 1979”, exclamó doña Cecilia del Carmen Solórzano. 

Más detenidos

Otra madre preocupada, ayer frente a la DAJ, era doña Wendy Dávila, a quien  los parapolicías le  capturaron a  su hijo Ricardo Jiménez Dávila, la noche del sábado cuando regresaba a su casa. Al día siguiente (domingo) ella se dirigió a la estación IV de Policía (costado sur de la Ajax Delgado) y allí le recibieron primero un desayuno y después un almuerzo que le llevó a su hijo.

El domingo, la madre volvió a la estación policial  para entregar una cena para su hijo, pero  el oficial que la atendió le dijo que su hijo  nunca había estado preso en ese lugar  y la instó a que lo buscara en El Chipote.

“No sé porque están jugando con el dolor de madre de nosotras, porque a mí me dijeron que vieron a mi hijo  en una camioneta (doble cabina)  que lo llevaban para la estación IV de Policía”, reclamó Wendy Dávila.

Ayer, también se encontraban en el  portón de la DAJ,  los familiares de Román Castillo López, quien fue capturado el sábado a las 7:30 p.m. en la comunidad de San Isidro de la Cruz Verde, jurisdicción de Managua.