•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A José Félix Centeno Calero preso desde el pasado 15 de junio en la Dirección de Auxilio Judicial  (DAJ) conocida como El Chipote, los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) le han nombraron dos veces jueces ejecutores, pero ambos nombramientos resultaron infructuoso.

 “La primera vez la dirección del juez ejecutor dada por el Tribunal de Apelaciones era inexistente y en la segunda ocasión el juez ejecutor se negó a cumplir con lo ordenado por el TAM”, explica la abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH),  Yonarquis Martínez.

 José Félix Centeno está preso en la DAJ desde el pasado 15 de junio cuando tropas combinadas de la policía y parapoliciales realizaron la llamada operación limpieza en Ticuantepe.

 En esa misma fecha otros jóvenes fueron capturados en barrios orientales de la capital por haber participado en el levantamiento de barricadas o simplemente apoyar las marchas antigubernamentales.

28 recursos en una semana 

Entre el viernes 15 de junio y el 22 del mismo mes se presentaron 28 recursos de exhibición personal o “habeas corpus” a favor de igual número de detenidos en el contexto de las protestas populares que iniciaron el 18 de abril del año en curso. 

La abogada Martínez, de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) que elaboró los 28 recursos por detenciones ilegales, reveló que solo en cuatro casos se logró que el juez ejecutor cumpliera con su deber. 

Lo anterior significa que el abogado nombrado como juez ejecutor se presentó ante la autoridad policía a intimarlo; es decir, a constar si el reo estaba detenido legal o ilegalmente. 

“Aunque el juez ejecutor no fue recibido y tampoco se puso en libertad al reo en el momento; después se logró la excarcelación”, subrayó la abogada la activista de la CPDH. 

Reconocen debilidad 

Una fuente del Tribunal de Apelaciones de Managua consultada por El Nuevo Diario reconoció que algunos abogados se han negado a cumplir con su deber de juez ejecutor. “Es cierto hay abogados que se niegan a cumplir con su designación como juez ejecutor y tenemos que nombrar a otros; y está sucediendo que las órdenes de libertad no se cumplen”, expresó la fuente judicial que demandó el anonimato. 

Los recurrentes denuncia que han recibido direcciones equivocada de oficina, domicilio y número de teléfonos de abogados que les han proporcionados las salas penales del TAM, la fuente respondió que es algo inexplicable “porque la lista de jueces ejecutores se actualizó el pasado mes de abril”.