•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque algunos tranques fueron desmontados la semana pasada por fuerzas policiales y civiles armados al servicio del Gobierno, los protestantes aún mantienen bloqueados 163 puntos de carreteras, informó el Movimiento Campesino de Nicaragua.

Los grupos armados pro-Gobierno se han apoderado o creado nuevos tranques en al menos tres puntos del país, afirmó Medardo Mairena, dirigente del Movimiento Campesino de Nicaragua.

 Piden a la CIDH impulsar desarme de parapoliciales

En otros sitios, pobladores que protestan contra el Gobierno y han participado en los bloqueos denunciaron el asedio y persecución de las fuerzas policiales y los civiles armados, después que estos desmantelaran los tranques.

Una de las barricadas ubicadas en León. Foto: José Luis González/END

En La Libertad y Juigalpa, en Chontales, y en las Cuatro Esquinas, en Carazo, están los civiles armados y encapuchados que se apoderaron de los tranques que habían hecho los manifestantes.

“Ellos están como un plantón en la carretera. En ese plantón, de repente paran a la gente, como en los tranques, y les han cobrado dinero a algunas personas. La gente que ha estado pasando ahí nos ha contado”, dijo Mairena.

Denuncian persecución

El Movimiento Campesino denunció este martes que quienes participaron en las manifestaciones ahora sufren persecución por los grupos armados afines al Gobierno. “Ha habido esa persecución, que la gente que ha estado ahí (en los tranques) ya no pueden estar tranquilos en sus casas porque siempre son perseguidos por ese tipo de gente, los llegan a buscar a sus casas por las noches”, aseguró Mairena.

En Estelí, en el tranque que los pobladores habían ubicado en el kilómetro 143 de la carretera Panamericana ahora permanecen policías armados.

“Son zonas donde han quitado ellos los tranques, la fuerza de represión del Gobierno, que ahora ha quedado lleno de paramilitares con armas de guerra”, agregó Mairena.  

Dan paso

En las ciudades de Matagalpa, Jinotega, Masaya, Granada y Estelí, los pobladores en protesta mantenían este martes las barricadas en algunos barrios y tramos de carreteras, permitiendo el paso de vehículos cada media hora aproximadamente.

 56% de muertos en protestas son jóvenes

En Granada, los manifestantes informaron que siguen asediados por la policía y civiles armados en algunas zonas.

En Boaco, los tranques se mantienen en las vías de conexión con la capital y zonas productivas, como el empalme de Boaco, el municipio de San José de los Remates, la entrada a San Lorenzo, el empalme de San Francisco, Tecolostote y en tres puntos de Camoapa.

Zanjas como medio de protección ante el asecho de las denominadas camionetas de la muerte. Foto: José Luis González/END

Los protestantes dan paso a camiones con granos básicos, combustible, hortalizas y lácteos, entre otros productos importantes para la población.

En la vía de acceso que une al Pacífico con la Costa Caribe, continúan los tranques en al menos siete sitios del departamento de Chontales. 

(Colaboración de Francisco Mendoza, Máximo Rugama, Katherin Chavarría, Auxiliadora Martínez y Mercedes Sequeira).

En León abren zanjas tras “operación limpieza”

Tras la medida gubernamental de “limpiar” de barricadas la ciudad de León, los ciudadanos optaron este martes por construir zanjas en las calles de los barrios Laborío, Zaragoza y Sutiaba, como medida de protección ante el acecho de las denominadas “camionetas de la muerte”.

 Encapuchados y policías detienen a excoronel en Nagarote

Desde el pasado 22 de junio, policías y civiles armados encapuchados se han dado a la tarea de amedrentar a la población y destruir más de 400 barricadas que habían sido levantadas por manifestantes antigubernamentales. En consecuencia, hay decenas de ciudadanos lesionados y detenidos, según las denuncias.

Cándida Rosa Martínez, una comerciante de tortillas de Sutiaba, calificó de “inhumanas” las acciones policiales.

“La policía lanza balas a todas las personas que ven en las calles, andan quitando las barricadas, pero no respetan a la ciudadanía; este lunes pase 45 minutos refugiada en una casa por temor a que me mataran”, dijo Martínez, quien pidió al Gobierno que regule esa situación.

Byron Fuentes, conductor de transporte público, dijo que aunque lleva 10 días sin trabajar respalda las protestas. “Las vías están obstruidas, pero buscamos circular, e incluso contra la vía; lo importante es prestar el servicio y respetar la lucha que tiene la población”.

“La gente que está en las barricadas ha dejado áreas libres para el paso peatonal y vehicular, sobre todo en horas de la mañana, porque en la noche vuelven a cerrarlas como medida de precaución”, dijo Francisco Ramón Berríos, un conductor de mototaxi.

(José Luis Gonzáles).