•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea comunicó ayer que “está consultando” con sus Estados miembros “la mejor forma de apoyar el diálogo nacional”, luego de que hubiera sido invitada por el Gobierno de Nicaragua el pasado 20 de junio, junto con otros organismos internacionales, como uno de los requisitos para continuar con las negociaciones que sostienen desde hace más de un mes estudiantes, miembros de la sociedad civil, empresarios y autoridades nicaragüenses. 

El anuncio de la delegación de la Unión Europea en Nicaragua se dio tras la llegada de las misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) al país el pasado domingo y lunes, respectivamente.

“Mientras tanto, la Unión Europea y sus Estados miembros han ampliado sus programas en materia de derechos humanos y ayuda humanitaria”, agregó el comunicado, en el que se reitera el apoyo al diálogo nacional y al rol de mediación que cumple la Conferencia Episcopal de Nicaragua. 

La Unión Europea también hizo un llamamiento a cumplir con las recomendaciones contenidas en el informe final de la CIDH, presentado la semana pasada, especialmente los puntos sobre “el cese de la violencia y toda represión”. 

Parlamento español se pronuncia

Dos diputadas españolas presentaron ayer una “proposición no de ley” ante la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso español, en la que se insta al Gobierno de España a emitir una serie de medidas para apoyar a la resolución de la crisis en Nicaragua. 

Las diputadas Noelia Vera e Ione Belarra  propusieron siete puntos a su Gobierno. Entre ellos, que este apoye la labor de organizaciones sociales y de derechos humanos en Nicaragua, que exija el cese inmediato de la represión a los manifestantes y que reclame al Gobierno de Nicaragua la investigación y rendición de cuentas de las autoridades responsables de vulneración de derechos humanos. 

También solicitaron que el Gobierno de España coopere con las investigaciones de expertos independientes, que apoye el proceso de diálogo nacional y que fortalezca las líneas de cooperación con organizaciones sociales en Nicaragua que defienden los derechos humanos.