•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La embajada de Estados Unidos confirmó hoy que solicitó a la Policía de Nicaragua la devolución o pago de los vehículos que le han donado y que han sido utilizado para reprimir a los protestantes; en respuesta el gobierno de Daniel Ortega ha reiterado al de Donald Trump un cobro por 16 mil millones de dólares por "reparo de la guerra" de los años 80.

"El lunes 25 de junio la embajada de los Estados Unidos de América le solicitó a la Policía Nacional de Nicaragua la devolución o pago de los vehículos que el Gobierno de los Estados Unidos le donó a dicha institución para sus actividades legítimas", señala una nota de prensa.

La delegación diplomática explicó que ha confirmado que "algunos de estos vehículos han sido usados por la Policía Nacional de Nicaragua, y fuerzas irregulares bajo su mando, para reprimir violentamente las voces de quienes protestan pacíficamente contra las acciones de su gobierno".

Añadió que el uso de los vehículos para reprimir a los protestantes violan una carta de entendimiento establecida para la cooperación del gobierno de los Estados Unidos con la Policía Nacional de Nicaragua.

De acuerdo con la nota de prensa, la Policía de Nicaragua ya ha comenzado a devolver los vehículos, cuyo valor no ha sido confirmado.

La respuesta de Nicaragua

La respuesta de Nicaragua a la decisión de Estados Unidos llegó en la voz del canciller, Denis Moncada.

""Hoy se han devuelto los vehículos a la embajada de EEUU, ahora exigimos el pago de los 16 mil millones de dólares para reparo de la guerra que financiaron en territorio nicaragüense con la Contra", dijo Moncada en su cuenta oficial de Twitter.

Antimotines durante una manifestación. Orlando Valenzuela/END

Por su parte, la Policía Nacional negó en un comunicado que los vehículos se usaran para reprimir.

"Dichos medios de transporte eran utilizados para la atención de jóvenes en situación de riesgo y por las unidades móviles de Inspección de la Dirección Antinarcóticos", indicó la Policía Nacional.

Los organismos defensores de los derechos humanos, locales e internacionales, han señalado a la Policía de Nicaragua y a gruposparapoliciales de reprimir a los manifestantes, algo que ha generado una ola de críticas al Estado.

"El Departamento de Estado ha condenado la continua violencia y la campaña de intimidación por parte del Gobierno de Nicaragua, calificando de inaceptables los ataques y amenazas contra quienes se manifiestan de forma pacífica y contra la población en general", añadió la embajada estadounidense en Managua.

 El Departamento de Estado de Estados Unidos, además, indicó que insta a todas las partes a buscar una solución constructiva y pacífica a la crisis de Nicaragua mediante el diálogo nacional, en el cual la Iglesia Católica actúa como testigo y mediador.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en al menos dos ocasiones, ha criticado al gobierno de Nicaragua por reprimir las protestas.

Nicaragua vive una crisis desde el 18 de abril, que a la fecha ha dejado a unas 285 personas muertas, según un informe de la Asoción Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).