•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Embajada de Estados Unidos en Nicaragua exigió la devolución o el pago de los vehículos que su gobierno había entregado en calidad de donación a la Policía Nacional para actividades propias de la institución, pero que en las últimas semanas han sido utilizados para ejercer acciones represivas en contra de los ciudadanos que protestan contra el Gobierno.

La representación diplomática estadounidense en Managua confirmó este miércoles que desde el pasado lunes 25 de junio solicitó la devolución de las unidades donadas, a lo que accedieron las autoridades de la Policía.

 La economía se estanca

Luego que la embajada norteamericana hiciera pública la solicitud de devolución o pago de esos vehículos, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, reaccionó cobrando al Gobierno de Estados Unidos por los daños de la guerra de la década de 1980.

“Hoy se han devuelto los vehículos a la Embajada de EE. UU., ahora exigimos el pago de los 16 mil millones de dólares para reparo de la guerra que financiaron en territorio nicaragüense con la Contra”, expresó Moncada en su cuenta oficial de Twitter.

Confirman mal uso

La Embajada de EE. UU. explicó que ha confirmado que “algunos de estos vehículos (donados) han sido usados por la Policía Nacional de Nicaragua y fuerzas irregulares bajo su mando, para reprimir violentamente las voces de quienes protestan pacíficamente contra las acciones de su gobierno”.

 Bancos mantienen buena liquidez

Laura Dogu, embajadora estadounidense en Nicaragua, también publicó en su cuenta oficial de Twitter que solicitaron la devolución de los vehículos porque están siendo utilizados para reprimir a manifestantes. “La Policía ha cooperado y devolvió los vehículos”, afirmó la funcionaria en la publicación.

La misión estadounidense manifestó que los actos represivos ejercidos por los agentes policiales nicaragüenses “violan los términos de la Carta de Entendimiento establecida para la cooperación del Gobierno de los Estados Unidos con la Policía Nacional de Nicaragua”, e instó a las autoridades del país a buscar una salida pacífica a la crisis mediante el diálogo nacional, en el que la Iglesia católica es mediadora.

 Encapuchados y policías detienen a excoronel en Nagarote

“El Departamento de Estado ha condenado la continua violencia y la campaña de intimidación por parte del Gobierno de Nicaragua, calificando de inaceptables los ataques y amenazas contra quienes se manifiestan de forma pacífica y contra la población en general”, agrega el comunicado.