•  |
  •  |
  • AFP

La prensa independiente de Nicaragua demandó este jueves al gobierno de Daniel Ortega el cese de las calumnias, agresiones y amenazas de muerte contra los periodistas que cubren la escalada represiva contra las protestas, que dejan más de 212 muertos en dos meses.

"Exigimos al gobierno de Daniel Ortega el pleno respeto al derecho a libertad de pensamiento y libertad de información", reclamó el gremio en una declaración pública leída por la periodista Leticia Gaitán en rueda de prensa.

En el pronunciamiento, los comunicadores rechazaron "los planes del régimen de imponer la censura", así como "la campaña de calumnias y difamación contra periodistas".

La declaración fue firmada por periodistas, fotógrafos, columnistas, blogueros, camarógrafos, caricaturistas y propietarios de medios de comunicación.

Entre los signatarios figuran el reconocido periodista Carlos Fernando Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Barrios, y el excandidato presidencial y director de la opositora Radio Corporación Fabio Gadea.

Los firmantes acusan al gobierno de "asediar" a la prensa independiente y menciona como ejemplo el ataque contra las instalaciones del Canal 100% Noticias, uno de los cinco medios televisivos que fueron censurados temporalmente al inicio de las protestas, en abril.

En tanto, dos comunicadoras debieron abandonar sus viviendas por acosos y otros han sido golpeados o despojados de sus equipos por grupos paramilitares.

El director de la opositora Radio Darío de León (noroeste), Aníbal Toruño, "continua recibiendo amenazas de muerte contra él y su familia", indicaron.

En abril, el periodista Ángel Gahona murió de un balazo en la cabeza cuando transmitía en vivo los saqueos en la caribeña ciudad de Bluefields.

También fueron quemadas las oficialistas Nueva Radio Ya y Radio Nicaragua.

Los equipos periodísticos de 100% Noticias y Canal 12 fueron encañonados por paramilitares el 19 de junio, mientras que periodistas de La Prensa escaparon "milagrosamente" ilesos de disparos de "fuerzas apañadas por el gobierno", entre muchos casos.

"Esta es sin duda la peor represión que ha sufrido Nicaragua en su historia moderna", denunciaron los comunicadores.

"Con Ortega, el país no es viable económica ni humanitariamente porque esta matanza no se va a detener" y "los periodistas no contamos con ninguna protección para ejercer nuestra labor", dijo Chamorro.

La prensa independiente espera que las misiones internacionales de derechos humanos que visitan el país ayuden a eliminar la violencia desatada por "la policía y grupos parapoliciales".