•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Amenazas de muerte, difamación en las redes sociales y mensajes en los que amenazan con quemar las casas curales, son parte de una campaña de intimidación  que viven los párrocos de diversas iglesias en el departamento de Rivas.

La información la confirmó este jueves el párroco del Santuario Nacional de Popoyupa, Marcial Guzmán, y según sus palabas la campaña de amenazas, calumnias, difamaciones que se hace a través de las redes sociales y mensajes telefónicos se ha extendido hasta a los familiares de los sacerdotes, “pero no ha tenido el efecto que amigos del demonio esperaban, porque el Señor está con nosotros”, dijo el sacerdote.

De acuerdo con Guzmán, la campaña  de amenazas y difamación en contra de ellos inició a raíz de que los párrocos de San Jorge, Potosí y Rivas, decidieron  la tarde del 21 de junio ir junto a otros pobladores hasta el kilómetro 108 de la carretera panamericana sur, a tratar de preservar la vida y la paz, cuando se ejecutó un ataque.

“Esa tarde surgió un enfrentamiento entre los pobladores que mantenían un tranque y la policía y los rivenses nos clamaban que interviniéramos para preservar la vida y monseñor Jorge Solórzano nos autorizó tocar las campanas  y que la iglesia acudiera a defender la vida, no la muerte. Una vida vale más que todo y eso fue nuestro compromiso y el de mediar la liberación de los detenidos, y a raíz de esto iniciaron las calumnias y amenazas, que no ha tenido la connotación que querían los amigos del demonio, porque la gente sabe que se trata de puras mentiras”, indicó.

Añadió que a él, además de difamarlo por las redes sociales, también lo han amenazado a través de mensajes y llamadas que realizan a su celular.

Guzmán mencionó que los otros sacerdotes que han recibido amenazas y les han orquestado una serie de calumnias son: Carlos Mairena, vicario de la Parroquia San Pedro en Rivas; el párroco Francisco Javier Alemán, de San Jorge; y el cura Marlon Fernández, de Potosí.

Los párrocos mediaron en un enfrentamiento en Rivas. Lésber Quintero/END

“Al padre del municipio de Potosí le han dicho que le van a quemar la casa cural, a otros hasta nos dicen que nos van a pasar la cuenta y amenazan también a las personas que ayudan en la parroquias “, aseguró, Guzmán.

De acuerdo con el párroco, las amenazas y la difamación que les hacen a través de las redes sociales incumplen los mismos compromisos que acordaron la noche del  21 de junio los que protestan en contra del gobierno, policía y los que están a favor del gobierno.

Detalló que entre los acuerdos alcanzados esa noche se incluyó la liberación de los detenidos, quitar el tranque y no difamar ni amenazar a nadie, pero según el párroco esto no se está cumpliendo.

“Respetar la dignidad de las personas y su integridad era uno de los acuerdos alcanzados que se hizo esa noche en Rivas y no se está respetando y nosotros participamos en ese encuentro para preservar la vida del pueblo, porque la Iglesia Católica no tiene partido, pero defiende la vida”, concluyó.