•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“No solo nos mataron a nuestro bebé, ahora nos están haciendo llamadas raras. Pido que nos dejen de acosar y en vez de eso que busquen al culpable del asesinato de mi niño”, destacó Nelson Lorío Sandoval, padre de Teyler, el niño de 14 meses que recibió un balazo en la cabeza el sábado 23 de junio.

Nelson y su esposa Karina Navarrete Sánchez dieron declaraciones en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), donde reiteraron su versión de que fueron policías quienes les dispararon.

 Lanzan de vehículo a secuestrado

Ella relata que ese día iba por la calle del barrio Las Américas Uno, con su marido, quien cargaba al niño, y con su hija mayor. “La calle estaba vacía y a los únicos que dejamos atrás fueron policías y paramilitares. No había enfrentamiento.

Si hubiera escuchado disparos no doblo la esquina, pero cuando pasamos comenzaron a disparar y le dije a él (Nelson) que era a nosotros que nos estaban disparando; pero mi marido me decía que no, que camináramos rápido.

De repente mi niño solo se fue de lado y le salió un chorro de sangre de la cabeza”, relató Karina, cuya voz se ahogó y no pudo contener el llanto. Recuerda que un día antes jugaba con su niño y horas después él estaba en un ataúd. El dolor continúa porque los están acosando por haber señalado a la Policía y a los civiles armados y encapuchados que operan con esa institución.

 Marchó el 30 de mayo

La madre se repone del llanto y muestra a los periodistas los documentos originales que el hospital le entregó a ella, en los que se indica que la causa de la muerte del niño fue suicidio.

 Policía impide a la CIDH entrar a El Chipote

“Dijeron que eso era mentira (el dictamen), pero aquí están los originales con firma y sello, donde dice que mi niño de 14 meses se suicidó, cuando con costo mi muchachito podía levantar su pachita”, enfatizó Karina Navarrete.

Karina Navarrete y Nelson Lorío, padres de Teyler Lorío, el niño asesinado de un balazo en la cabeza. Foto: Nayira Valenzuela/END

Nelson Lorío dijo que su niño no logró dar ni sus primeros pasitos, y que él y toda su familia necesitan que la muerte de su bebé no quede en la impunidad. “El día de la masacre de la marcha de las madres, estuve ahí y me dolió ver a unas mujeres sufriendo porque les mataron a sus hijos. Nunca pensé que me tocaría sufrir lo mismo el 23 de junio, en el Día del Padre”, comentó Nelson.

Dijo que en algunos medios de comunicación del Gobierno, para confundir la situación, retocaron las imágenes y los audios de un video para hacer creer que era el asesinato en Las Américas Uno, pero en realidad se trata de una grabación en las Américas III hasta donde corrieron huyendo de las balas y buscando ayuda.

 Amenazan a sacerdotes en Rivas

El abogado del Cenidh, Juan Carlos Arce, informó que interpondrán la denuncia ante el Ministerio Público y dejó claro su repudio ante estas muertes causadas por la represión gubernamental.

Teyler está en la lista de 21 niños y adolescentes muertos en el contexto de las protestas contra el Gobierno, iniciadas el 18 de abril.