•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno alemán instó hoy a "todas las partes" en Nicaragua a volver a la mesa de negociación e iniciar un "diálogo" que permita una convivencia "pacífica" y poner en marcha un "proceso político" que traiga "estabilidad".

La portavoz del Ministerio alemán de Exteriores, Maria Adebahr, aseguró al ser interrogada al respecto en una rueda de prensa ordinaria que Berlín siente una "gran preocupación" en la actualidad por la "estabilidad en Nicaragua" y que siguen con atención la evolución de los acontecimientos en el país centroamericano.

CIDH y ONU permanecerán tiempo indefinido en Nicaragua

El Gobierno alemán, añadió la portavoz, insta a todos los actores a poner en marcha "un diálogo que permita llegar a un proceso político ordenado" para que se logre una "convivencia pacífica" en Nicaragua y "para que no haya más muertes y disturbios". "Instamos a todas las partes a volver a un proceso político pacifico", aseguró Adebahr.

Además, la portavoz de Exteriores indicó que el Gobierno alemán quiere que "las circunstancias de todas las muertes" acaecidas durante los disturbios "se aclaren" convenientemente.

Autoridades alegan suicidio en muerte de bebé en Nicaragua, denuncian padres

Un equipo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que investigará las muertes ocurridas durante la crisis se instalará en Managua el próximo martes.

La misión de ese equipo de expertos es un requisito de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, con mediación del Episcopado, denominado Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni).

El objetivo del Meseni es dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones y medidas cautelares emitidas por la CIDH en su informe ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que consisten principalmente en que el Gobierno cese la represión y garantice el respeto a los derechos humanos.

Obispos llamarán a sesión del diálogo la próxima semana y ONU visitará Masaya

Nicaragua cumple este viernes 73 días desde que se inició la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente, y que ha acabado con la vida de al menos 285 personas, según cifras de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Las protestas contra el Gobierno comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, tras once años consecutivos en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.