•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes dijo que la crisis que enfrenta actualmente Nicaragua es “mucho más duro que una guerra”.

En una entrevista a la agencia de noticias del Papa y el Vaticano, el cardenal Brenes habló sobre la situación que vive Nicaragua desde el pasado 18 abril e hizo una comparación de los acontecimientos actuales con las dos guerras que ha vivido el país. 

Lea: EE. UU. revoca visas a más nicaragüenses

“Lo habíamos visto en las dos guerras que hemos tenido donde han muerto más de 50,000 personas pero había personas armadas. Un grupo armado contra otro grupo armado. Pero en este caso no. Ha sido contra personas que iban caminando por la calle sin arma o alguien detrás de una barricada, quizá con un mortero... Entonces esto es mucho más duro que una guerra”, declaró Brenes. 

El Cardenal Leopoldo José Brenes y Monseñor Rolando Álvarez viajaron a Roma para reunirse con el papa Francisco, donde hablarán sobre la crisis que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

Policía impide a la CIDH entrar a El Chipote

 “Nosotros hemos sentido la fortaleza y el pueblo también. El pueblo católico de manera especial, pero yo diría que aún más aquellos hombres y mujeres de buena voluntad, que no profesan la fe católica y que han escuchado la voz del Papa y han sentido que el Papa está muy cerca de nosotros, los nicaragüenses, en este momento de sufrimiento”, enfatizó Brenes. 

Brenes junto a Monseñor Álvarez se reunirán en una audiencia privada con el Pontífice para abordar el tema de la situación que vive Nicaragua y el papel de la iglesia católica en el Diálogo Nacional.

Daniel Ortega guarda silencio sobre solicitud de elecciones anticipadas, dicen obispos 

Durante la entrevista a la agencia de noticias del Papa y el Vaticano, Brenes también habló sobre la visita de los obispos a la ciudad de Masaya, el pasado 21 de junio para  mediar e intentar frenar la represión. 

El cardenal también se refirió al dolor que sienten las madres nicaragüenses que han perdido a sus hijos durante la crisis. “Esas madres se quedan marcadas para siempre y el sufrimiento no es de un día sino de todos los días recordando a ese hijo que se perdió”.  

El cardenal Brenes recordó que esta crisis solo se solucionará con diálogo, “un camino en el que la Iglesia está dispuesta a seguir participando por amor al pueblo de Nicaragua”.