•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo esta mañana que es obligación y deber de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estar con todos los nicaragüenses durante la crisis sociopolítica que atraviesa el país.

Gilmore realizó estas declaraciones durante la presentación del informe “Crisis de derechos humanos en Nicaragua” presentado por Paulo Abrāo , secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ante miembros de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

 Lea: Cardenal Brenes sobre crisis en Nicaragua: Esto es mucho más duro que una guerra

“Quiero decir a todos en Nicaragua, incluyendo a aquellos que valientemente se han alzado, estamos con ustedes. No porque sea un gran acto de generosidad de nuestra parte, sino porque es nuestro deber estar con ustedes. Porque todas y cada una de las personas en Nicaragua y más allá en la región, tienen derecho a que se respeten sus derechos”, expresó la Alta Comisionada Adjunta de la ONU para los Derechos Humanos.

Kate Gilmore aseguró que la función del Consejo de Derechos Humanos es “hablar claro” cuando  hay evidencia de que esos derechos están siendo violados, y expresó que la represión que han sufrido los nicaragüenses es motivo para considerar un examen internacional de esa entidad a Nicaragua.

 De interés: Asamblea Nacional aprueba decreto para permitir ingreso de tropas militares extranjeras

“La gente está perdiendo la vida, las voces de las personas están siendo suprimidas… Esta represión es tan grave que tal vez este Consejo debería considerar un examen internacional de esas acusaciones, si no hay nada que ocultar, no hay nada que temer de tales exámenes”, dijo Gilmore.

La Comisionada Adjunta aclaró que un examen internacional puede proporcionar una verificación independiente e imparcial de que todo está bien en el país, sin embargo, adujo que gracias al informe de la CIDH y la excelencia de su trabajo, la ONU tiene buenas razones para creer que las cosas están lejos de estar bien para la gente de Nicaragua.

 Además: CIDH y Conferencia Episcopal viajan a Jinotepe para garantizar tránsito a centroamericanos varados en tranque

Por último, Gilmore manifestó que el Alto Comisionado de los Derechos Humanos ha dicho muy claramente, y dejó sentado en su reporte al Consejo de Derechos Humanos, que la situación para el pueblo de Nicaragua es inaceptable.

“Estamos aquí para denunciar las violaciones de los derechos humanos porque ese es nuestro trabajo. Son las personas de Nicaragua a quienes les debemos esa responsabilidad”, finalizó.