•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los ciudadanos de la localidad nicaragüense de Masaya advierten de que habrá "un baño de sangre" si el oficialismo y el Gobierno del país celebran el "repliegue", que conmemora una estrategia de guerrilla que se realizó para derrocar al dictador Anastasio Somoza Debayle en 1979.

La fiesta, cuya celebración está prevista para el día 6 de julio, consiste en una visita de los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) a Masaya, en una comitiva encabezada por el presidente Daniel Ortega, a quien los lugareños han mostrado su rechazo tras los ataques armados, que se saldaron con 35 muertos en el pueblo.

Lea: "No tenemos miedo", gritan nicaragüenses en la combativa Masaya

La lucha de los nicaragüenses comenzó el pasado 18 de abril, cuando el Gobierno intentó efectuar unas controvertidas reformas a la seguridad social, que se convirtieron en reclamo de la renuncia del mandatario, tras once años consecutivos en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Ante la rebelión popular, Ortega sacó a la calle a las "fuerzas combinadas", formadas por policías, parapolicías, paramilitares y antimotines, quienes acabaron con la vida de, al menos, 285 nicaragüenses, según datos de organizaciones defensoras de los derechos humanos. "Si se da el repliegue, esto será un baño de sangre, porque este pueblo va a resistir, no se va a doblegar, no se va a callar ante los asedios que ha venido perpetrando el Gobierno de Ortega", dijo el líder popular Yubranh Souza.

Más: ONU a los nicaragüenses: estamos con ustedes porque es nuestra obligación

El activista considera que si los orteguistas optan por conmemorar el "repliegue", tal y como lo hacen año tras año, se elevaría considerablemente el número de muertos en Masaya. Las palabras de Souza fueron ratificadas en un comunicado emitido por el activismo masayo y al que se dio lectura en el marco de una marcha realizada en la localidad, en memoria de los jóvenes asesinados, cuyo número asciende a 35 en ese municipio.

"Este bravo pueblo no sucumbirá, no claudicará. Pueden destruir las barricadas, nos pueden encerrar en nuestras casas, pero la moral, la conciencia y los deseos de libertad y democracia para Nicaragua, están más vivos que nunca, no nos van a callar, no nos van a amedrentar", dice el documento. Exigieron al Gobierno y al FSLN que "no provoquen a Masaya, que no provoquen al barrio de Monimbó con intentar ingresar con su repliegue táctico, porque sería un acto de total provocación que conduciría a un derramamiento de sangre".

 De interés: Asamblea Nacional aprueba decreto para permitir ingreso de tropas militares extranjeras

Además, los masayos señalaron como parte "culpable y responsable" de la violencia que vive la zona a Orlando Noguera, alcalde de Masaya por el FSLN, a quien le recordaron que "el pueblo no se calla, no se doblega, ante nada ni ante nadie". "No incites al pueblo, el pueblo hoy o mañana te va a demandar, te va a exigir y te va a someter a la justicia por ser un asesino.

Tu deber es brindar seguridad a la población, no asesinarla, ni amedrentarla", reza el comunicado en la parte dirigida al edil. Masaya, 29 kilómetros al sureste de Managua, es una de las ciudades que más ataques del Gobierno ha sufrido desde que el día 18 del mes en curso, sus habitantes la declararon "territorio libre del dictador".

Lea: Cardenal Brenes sobre crisis en Nicaragua: Esto es mucho más duro que una guerra

En el "repliegue" original, ocurrido el 27 de junio de 1979, unas 5.000 personas partieron de Managua a Masaya, y cientos de ellos murieron en los bombardeos de la Guardia Nacional contra guerrilleros y civiles.

La estrategia del "repliegue" fue un éxito porque Somoza pensó que había intimidado a la población de Managua, cuando en realidad iban hacia Masaya para unirse con otros guerrilleros para luego atacar con más fuerza a la Guardia Nacional.