•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La coordinación técnica de la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional y miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estuvieron este viernes en Jinotepe, mediando para que a los camioneros varados entre Diriamba, Jinotepe y El Rosario, departamento de Carazo, se les permita pasar los tranques levantados por pobladores que se mantienen en protesta contra el gobierno.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) explicó que para atender una solicitud de “carácter humanitario” de los gobiernos centroamericanos preocupados por sus connacionales, pidió a la Comisión de Verificación y Seguridad hacer gestiones para lograr el desplazamiento de los camiones.

 Acribillan a protestante en León

Más de 200 furgones con carga internacional se encuentran inmovilizados en esta ruta, que es una de las vías del comercio centroamericano.

Esta fila de furgones de los países vecinos se mantienen varados en el tranque de Jinotepe, Carazo.

Camioneros de El Salvador dijeron haberse comunicado con la embajada de su país en Nicaragua, pidiendo que intercedieran por ellos luego de un mes de estar varados en la principal pista del departamento de Carazo.

Choferes guatemaltecos, hondureños y panameños indicaron que un paro escalonado en los tranques no les afectaría con la “misma magnitud que implica estar un mes en la carretera sin poder circular”.

Jorge Solís, coordinador de la Comisión de Verificación y Seguridad y Monseñor Carlos Avilés, mediador en esta Comisión, se reunieron con representantes de los manifestantes autoconvocados y del Movimiento 19 de Abril, y con representantes de los camioneros.

 Encapuchados invaden terrenos y secuestran

“Tenemos una negociación de por medio, venimos con una intención de lograr que los señores extranjeros puedan circular, teníamos una solicitud de las embajadas”, dijo Jorge Solís al anochecer en Jinotepe.

Durante la visita a Jinotepe constataron que los conductores “estuvieran vivos e hicimos un conteo de las unidades y aparecieron 205 (camiones)”, informó Solís, quien indicó que divulgarán el resultado de la negociación hasta “tener un acuerdo por escrito”.

“Constatamos el tema de las balas en algunos de los camiones”, añadió.

La principal hilera de furgones se encuentra entre dolores y Jinotepe, pero al salir de este sector, los camioneros deberán atravesar una serie de barricadas ubicadas en Diriamba.

Pobladores que se mantienen en los tranques indicaron que los furgones sirven como un medio de protección, para evitar el ingreso a la ciudad de camionetas con civiles armados y policías que atacan con armas de fuego a los manifestantes con el objetivo de quitar las barricadas de las vías.

CIDH atiende denuncias

Miembros del equipo técnico de la CIDH atendieron las denuncias de los camioneros y de personas con familiares desparecidos o detenidos por la Policía y paramilitares, por protestar contra el gobierno.

Alvaro Botero, delegado de la CIDH, acompañó a los coordinadores de la Comisión de Verificación y Seguridad de la Mesa del Diálogo que estuvieron este viernes en Jinotepe, atendiendo solo a los camioneros y a personas con familiares detenidos.

 Brenes: Nicaragua vive algo más duro que una guerra

Las únicas denuncias recibidas por la CIDH fueron las de los conductores de furgones desaparecidos, y de personas detenidas por la Policía por apoyar las protestas contra el Gobierno.

Luis Bonilla, de 56 años de edad, fue uno de los ciudadanos jinotepinos que presentó su denuncia en la parroquia Santiago, donde estuvo la CIDH con la Comisión de Verificación y Seguridad. Dijo que el 16 de junio fue víctima de una fuerte golpiza de parte de parapolicías.

“Yo estaba componiendo la cadena de mi moto, vi a unos muchachos en una camioneta que querían levantar un tranque, les dije que se fueran cuando apareció una camioneta con encapuchados y me dieron con la cacha de un AK-47 en la cabeza, después caí y me siguieron golpeando en el suelo, me levantaron y me dijeron que me fuera para mi casa”, relató Bonilla.

Monseñor Carlos Avilés, mediador en la Comisión de Verificación, dijo que la CIDH volverá a Jinotepe para continuar recibiendo denuncias de los pobladores.