•  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) iniciaron hoy en Santo Domingo una reunión en la que estudiarán una declaración para expresar su preocupación por la separación de las familias centroamericanas que intentan llegar a Estados Unidos.

También analizarán una declaración especial sobre Nicaragua, que atraviesa desde el pasado 18 de abril una crisis sociopolítica que ha dejado 285 muertos.

A la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Sica asisten el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, de Costa Rica, Carlos Alvarado; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Panamá, Juan Carlos Varela, Guatemala, Jimmy Morales, de Honduras, Juan Orlando Hernández, quienes compartieron un desayuno previo al inicio de la plenaria.

Los presidentes: Juan Carlos Varela, de Panamá (i); Danilo Medina, de República Dominicana (2i), y Jimmy Morales, de Guatemala (d), junto a Vinicio Cerezo (2d), expresidente de Guatemala y nuevo secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA)

En el inicio del encuentro, Medina hizo un repaso de los logros de la presidencia pro témpore que ejerció su país durante este semestre y que hoy entregará a Belice, al tiempo que sugirió que se estudie extender a un año el periodo de las presidencias temporales de este organismo.

En declaraciones a la prensa antes del inicio de la reunión, el secretario general del Sica, el expresidente de Guatemala, Vinicio Cerezo, dijo que el bloque unificará criterio "para hacer un planteamiento" sobre la situación de las familias centroamericanas afectadas por la política del Gobierno de EE.UU de "cero tolerancia" contra la inmigración ilegal. "Vamos a hacer una manifestación muy clara de la preocupación que tenemos por la separación familiar", agregó.

Dicha preocupación, agregó, "se va a manifestar y se va a presentar ante el Gobierno de Estados Unidos planteando la necesidad de discutir una estrategia adecuada para tratar el tema de los migrantes y no tratarlo como un problema de seguridad".

El Gobierno de Estados Unidos "tiene que tratarnos como seres humanos no como un problema de seguridad porque los migrantes nuestros, no son de países donde hay conflictos de carácter violento o terrorismo, sino que son migrantes que llegan allá a aportar trabajo, a aportar ideas", subrayó.

Respecto a Nicaragua, Cerezo dijo que habrá una declaración de carácter especial "con el objeto de que se resuelva como hemos aprendido a lo largos de los últimos 30 años" a través del diálogo, y subrayó que "el enfrentamiento siempre nos ha llevado a la pérdida de vidas humanas y jamás ha resuelto ningún problema".