•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Cardenal Leopoldo José Brenes y Monseñor Rolando Álvarez se reunieron esta mañana (tarde en Roma), con el papa Francisco para hablar sobre la crisis que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua informó que el encuentro entre los dos religiosos nicaragüenses y el Sumo Pontífice ha sido una reunión “muy fructífera”, sin embargo, anunciaron que los detalles sobre dicha conversación será dada a conocer por ambos prelados cuando regresen al país.

 Lea: Brenes: Nicaragua vive algo más duro que una guerra

Cardenal Leopoldo Brenes y Monseñor Rolando Álvarez en Roma. Foto: Cortesía CEN Nicaragua/END

La Conferencia Episcopal no dio a conocer cuándo regresan a Nicaragua el Cardenal Brenes y Monseñor Álvarez, no obstante, antes de su viaje hacia Roma, se informó que la reunión con el papa Francisco sería una de sus últimas actividades durante su estadía en El Vaticano.

El arzobispo de Managua se encuentra en Roma desde el pasado martes junto al obispo de la Diócesis de Matagalpa con el objetivo de participar de diversos oficios religiosos en la Santa Sede.

 De interés: Asamblea Nacional aprueba decreto para permitir ingreso de tropas militares extranjeras

En una entrevista a la agencia de noticias del Papa y el Vaticano, el cardenal Brenes habló sobre la situación que vive Nicaragua desde el pasado 18 abril e hizo una comparación de los acontecimientos actuales con las dos guerras que ha vivido el país.

“Lo habíamos visto en las dos guerras que hemos tenido donde han muerto más de 50,000 personas pero había personas armadas. Un grupo armado contra otro grupo armado. Pero en este caso no. Ha sido contra personas que iban caminando por la calle sin arma o alguien detrás de una barricada, quizá con un mortero... Entonces esto es mucho más duro que una guerra”, declaró Brenes.

 Además: ONU a los nicaragüenses: estamos con ustedes porque es nuestra obligación

El cardenal Brenes recordó que esta crisis solo se solucionará con diálogo, “un camino en el que la Iglesia está dispuesta a seguir participando por amor al pueblo de Nicaragua”.