•  |
  •  |
  • Edición Web

Wilber Antonio Jarquín Rostrán, de 24 años, el joven que perdió la vida en León al recibir ocho disparos la madrugada de este viernes, fue sepultado este sábado en el cementerio de Guadalupe en León.

La víctima quien es originario del reparto Reinaldo Varela, fue ultimado a balazos por civiles encapuchados mientras resguardaba una barricada en el barrio Sutiaba junto a otros cinco jóvenes.

Durante el sepelio, familiares y amigos cantaron el himno nacional y el corrido Viva León Jodido. El ataúd fue cubierto por la bandera azul y blanco.
Isabel Cristiana Rostrán, madre del ahora occiso, exigió justicia por la muerte de su hijo.

“Descansa en paz mi muchachito, te fuiste y me dejastes, porque te hicieron esto”, expresó la adolorida madre cuando era sepultado Wilber Antonio, quien era conocido cariñosamente  como El Choreja.

Byron Estrada, dirigente del movimiento universitario 19 de Abril en León confirmó que Wilber Antonio fue humilde y que desde que iniciaron las protestas en abril, fue un hombre de servicio que siempre estuvo dispuesto a colaborar en todas las actividades.

“Pregonan la paz y andan matando, que no saquen a sus turbas, que hagan conciencia de que son seres humanos los que están matando, son hermanos nicaragüenses”, expresó Estrada quien señaló como responsable al Gobierno.

El dirigente del movimiento señaló que en León no solo se han matado hombres y mujeres, sino que menores.

En León fueron construidas más de 400 barricadas, pero desde hace una semana la municipalidad, policías y parapolicias, se han dedicado a destruirlas a través del denominado “plan limpieza”, sin embargo las calles y avenidas permanecen atascadas de basura.