•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) es un microestado, afirma uno de los atrincherados que se identifica como Zapata, en memoria de Emiliano Zapata, un campesino y líder de la revolución mexicana.

El joven con un particular peinado de moicano, al igual que el icónico bigotudo líder mexicano, tiene la convicción de cambiar una nación. Zapata dice que para eso han comenzado a hacerlo, junto con un grupo de chavalos de la UAN, la universidad de donde egresó hace algunos años de la carrera de Ciencias Políticas.

Desde el 7 de mayo un grupo de estudiantes mantiene tomado el recinto Rubén Darío demandando que la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) afín al partido de Gobierno, sea disuelta por prestarse a destruir la autonomía de las universidades.

Desde que fue tomada, ni un docente, trabajador del área administrativa, limpieza o de seguridad se encuentra en la UNAN.

“Los estudiantes la han hecho su país”, dijo Zapata. Policías y civiles armados los han atacado en varias ocasiones, la última vez este sábado 30 de junio, con resultado de un joven gravemente herido. Zapata, quien trabajaba como peón en El Rama antes que estallaran las protestas, dice que la UNAN está preparada para resistir mucho tiempo.

Los casquillos que han recolectado los protestantes, tras varios ataques.

“Tenemos personal de cocina, de logística, que se encarga de ver qué hace falta; líderes de portones que distribuyen a los muchachos, también tenemos inventario de medicamentos, un grupo de seguridad interna que busca a gente infiltrada y un puesto médico”, revela el joven. Por motivos de seguridad no pueden revelar la cantidad de jóvenes atrincherados. Zapata dice que el hacinamiento es duro. Algunos duermen en aulas, otros en champas hechas de plástico negro. No pueden quedarse todos en los dormitorios para no dejar desprotegidas las entradas.

Algunos lavan sus ropas en los lavanderos de los cuartos para estudiantes internos y otros en donde se lavaban los lampazos. Cocinas hay en varios puntos y cada uno tiene su encargado.

Zapata dice que la ventaja del recinto Rubén Darío es que es grande. “Eso alivia el hacinamiento”, asegura.

Sin embargo, también es un problema, porque tienen que cubrir mucho espacio. Zapata revela que los postas de los portones y las barricadas duermen en esos lugares y se tapan con una champa hecha de plástico. Rotan en turnos de 24 horas y hay algunos que pasan hasta dos días en una posición.

No serán otra Upoli

Después de más de un mes, los estudiantes que estuvieron atrincherados en la Universidad Politécnica (Upoli) la abandonaron después de haber descubierto a muchos  agentes del Gobierno infiltrados que buscaban desvirtuar su lucha.

En la UNAN Managua hay decenas de personas que están atrincheradas.

Así lo denunciaron en conferencia de prensa los jóvenes del Movimiento Universitario 19 de Abril. Zapata asegura que ellos están bien organizados. En la UNAN para evitar que pase lo  que ocurrió en la Upoli, tienen una disciplinada línea de trabajo, todo el que quiera estar adentro debe hacer algo. “Hay boludos que no quieren ayudar, pero aquí a huevo hay que hacerlo”, expresa.

Ese sistema ha permitido que hasta el momento no sea cualquiera el que entre en la UNAN. También su grupo de seguridad interna ha hecho su trabajo de identificar infiltrados. Zapata revela que en uno de los últimos ataques que sufrieron descubrieron que uno de los jóvenes se enviaba mensajes de texto por el celular con un comisionado de la Policía.

“El chavalo tiene 18 años y es hijo de una trabajadora de la UNAN y se lo entregamos a ella”, afirmó Zapata.

En la UNAN tienen una lista o censo de los jóvenes que están atrincherados. “Aquí tenemos liderazgo y organización” dijo Zapata.  Ni siquiera el tema de la basura y la higiene se les escapa. Aunque el monte y la maleza están muy crecidos, no hay mucha basura regada. La justificación es que la altura de la maleza quita visibilidad hacia el  interior del recinto.

Ni machismo ni alcohol

En la UNAN de los atrincherados no hay espacio para el acoso a las mujeres, las drogas ni el alcohol. Una de las muchachas atrincheradas se quemó el rostro y la mano izquierda con una bomba molotov hace algunos días. Su rostro quedó marcado, pero dice que no le importa, porque su deseo es luchar.

“Pero algunos chavalos son machistas y no nos dejan pelear, porque (según ellos) esto no es para mujeres”, asegura la estudiante de Administración de Empresas, quien aclara que es en algunas trincheras donde no las dejan participar. Sin embargo, en las tareas internas los hombres limpian, lavan sus ropas y cocinan, de hecho son más los varones a cargo de la cocina, dice la estudiante. “Nadie obliga a otro a servirle comida o lavarle la ropa”, expresa. El respeto a las mujeres es fundamental, tanto así que se respeta la decisión de una de ellas si decide entablar una relación con cualquiera de los jóvenes atrincherados. Un estudiante de quinto de año de secundaria al que llaman El Chino, dice que el alcohol y las drogas están prohibidas.

Algunos productos que tienen en la UNAN para alimentarse.

“Si alguien quiere beber tiene que salir de la universidad y regresar cuando esté bueno y si quieren fumar (marihuana) no pueden hacerlo dentro del recinto”, apuntó. “Creo que este año no me voy a bachillerar. Estoy aquí con el consentimiento de familia”, expresa el joven que este mes cumplirá 18 años.

Para distraerse, los atrincherados platican y los que tienen la oportunidad, ven televisión, pero la mayor parte del tiempo en la UNAN se invierte el tiempo en la vigilancia.

Tal vez muchos no hallarán sentido a arriesgar la vida de esa manera, dice Zapata, “pero lo que la UNAN quiere es guiar al pueblo a una nueva etapa”. 

Reclamos estudiantiles

Los reclamos de los universitarios de la UNAN son parte de la serie de protestas que iniciaron el 18 de abril en Managua contra la reforma a la seguridad social y que luego se fueron extendiendo a otros departamentos del país.

Los estudiantes también piden justicia por los muertos en las protestas; demandan la salida de los dirigentes de la UNEN y la realización de nuevas elecciones en las universidades, porque consideran que se ha violentado la autonomía universitaria. La UNAN, tiene más de 37,000 estudiantes en sedes ubicadas en  diversos departamentos del país y desde las tomas de los recintos se mantienen suspendidas las clases.