•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Karina Gabriela Sánchez un hombre le levantó la blusa, la tildaba de “infiltrada” y le exigía información mientras la amenazaba con una pistola. A ella la retuvieron en Nagarote junto a su esposo y otros ocho lugareños.

Este sábado, tras ser liberada de las celdas de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote, narró el horror que vivió en manos de quienes el pasado lunes la sacaron con violencia de su casa, pese a que no pertenecía a ninguna organización antigobierno y ni siquiera había participado de las protestas.

“Un hombre hizo que me levantara la blusa, diciendo que me iba a ver, pensaba que yo era infiltrada y que andaba en los tranques. Al momento en que me detuvieron me pusieron una pistola en la boca y me dijeron que hablara, si había un policía infiltrado y que dijera quién era. Yo no decía nada, entonces ellos me golpeaban con palos y me decían que me iban a quitar a mi hija”, relató la joven.

Karina Gabriela Sánchez al momento de reencontrarse con sus familiares. Foto: Bismarck Picado/END

Karina Gabriela y su esposo Róger Lara fueron parte de un grupo de 10 personas del municipio de Nagarote que fueron puestas en libertad este sábado por gestión de la Comisión de Verificación y Seguridad, que fue acompañada por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

El grupo fue capturado el pasado lunes a eso de las dos de la tarde. “Estábamos en la casa cuando escuchamos los disparos y ellos (policías) dijeron ‘salgan todos a la calle’; nadie salió, entonces ellos dispararon y tiraron las puertas, nos sacaron, ahí nos golpearon”, relató Karina Gabriela en la Catedral de Managua, donde los esperaban sus familiares.

“Me estaban inculpando de haber matado a un oficial, pero es algo de lo que no tengo conocimiento, nos estaban inculpando; a varios de nosotros nos dijeron lo mismo. Estaba en la casa con mi esposa (barrio Julio Buitrago, en Nagarote), a los dos nos golpearon”, relató Róger Lara.

“Sabía que mi esposa estaba en El Chipote, en otra celda, solo de largo nos hablábamos. Nos gritábamos que nos queremos mucho y que estábamos bien, yo le decía que no se preocupara, que íbamos a salir, era solo la voz, porque no nos mirábamos en El Chipote. Siento una súper alegría, agradezco a Dios y a la gente que nos apoyó, a la CIDH. Apoyé las marchas pacíficas para que no hubiera más muertes. No es justo lo que nos han hecho”, expresó Lara.

Rolando Antonio Gaitán, otro de los liberados, relató que lo detuvieron a tres cuadras de su casa.

“Me dirigía a mi casa para almorzar. Fue el lunes, pasadas las 12:15 del día, venía de mi trabajo, laboro en una empresa de transporte, soy bodeguero. Estaba la guardia en la calle y me detuvieron, me dijeron que yo era un tranquero; yo les dije: si fuera tranquero, no anduviera en la calle”.

Al momento de su detención, Gaitán se movilizaba en moto y relató: “al salir de El Chipote, me dieron la llave de la moto, pero no sé qué pasó con ella”.

“Cuando me detuvieron me golpearon y ahorita me hicieron una revisión médica (en Catedral), me dijeron que es probable que tenga una inflamación en el bazo”, contó.

Gaitán debió esperar en la Catedral la llegada de su familia y cuando lograron reunirse la emoción fue tal, que su esposa Iselda María García sufrió un desmayo.

CIDH Regresará a El Chipote

María Claudia Pulido, quien encabeza al equipo de la CIDH, indicó que este lunes este organismo volverá a ingresar a El Chipote.

 EEUU pide a sus ciudadanos abandonar Nicaragua si sienten inseguridad

“Simplemente (ayer) estábamos dando un acompañamiento y vamos a realizar entrevistas a las personas liberadas, esta es una gestión que se hace en el marco del trabajo de la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional”, explicó Pulido tras indicar que el lunes su objetivo será observar las instalaciones del centro de detención, las cuales recorrieron hace un mes, cuando la CIDH realizó su primera visita al país.

Jorge Solís, coordinador de la Comisión de Verificación y Seguridad, informó que “estamos concentrados en la liberación de los detenidos conforme a las listas que hemos estado recibiendo, y la Iglesia lleva la punta de lanza; la presencia de la CIDH en este proceso es importante”.

“Solicitamos liberar a más personas. No entiendo la mecánica de liberación, de cómo los seleccionan (a quiénes van a liberar), pero estamos a la espera de que el Gobierno notifique, estamos en coordinación con el Gobierno”, añadió Solís.