•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Wilber Antonio Jarquín Rostrán, de 24 años, el joven asesinado durante un ataque ejecutado por civiles armados progobierno, fue sepultado este sábado en el cementerio de Guadalupe de la ciudad de León.

Durante el sepelio, familiares, amigos y ciudadanos indignados por este crimen cantaron el Himno nacional y el emblemático corrido Viva León Jodido.

 Un herido grave en otro ataque a la UNAN

El ataúd iba cubierto por la bandera azul y blanco, al igual que el de otras víctimas muertas en acciones represivas durante los más de dos meses antigubernamentales en el país, al menos 285 reportan organismos de derechos humanos. En León,  con Wilber Antonio Jarquín Rostrán suman 21 las víctimas mortales.

“Descansa en paz mi muchachito”, fue la frase con la que Isabel Cristiana Rostrán, se despidió de su hijo cuando era sepultado.

El joven, habitaba en el reparto Reinaldo Varela, y fue ultimado de 8 balazos en horas de la madrugada del viernes por civiles encapuchados progobierno, mientras resguardaba una barricada en el barrio Sutiaba junto a otros cinco protestantes.

 Dos muertos, heridos y detenidos en Sébaco

Byron Estrada, dirigente del Movimiento Universitario 19 de Abril en León, confirmó que Jarquín Rostrán se integró a las protestas desde que comenzaron, el pasado 18 de abril. “Fue un hombre de servicio que siempre estuvo dispuesto a colaborar en todas las actividades”, dijo.

“Pregonan la paz y andan matando, que no saquen a sus turbas, que hagan conciencia de que son seres humanos a los que están matando, son hermanos nicaragüenses”, reclamó Estrada al señalar al Gobierno como responsable de los ataques y las muertes.