•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los presidentes y representantes de Estado reunidos en Santo Domingo en la cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) expresaron ayer su “profunda preocupación” por la situación de movilidad de pasajeros y carga que está siendo afectada por bloqueos de vías en Nicaragua y acordaron evaluar alternativas para resolver dicha situación.

Los ocho países que conforman el bloque aprobaron una declaración especial sobre Nicaragua en la que instaron “a buscar una solución pacífica de manera urgente de forma que se restablezca el tránsito seguro a través del istmo”.

En el documento se instruye a la Secretaría General del Sica evaluar alternativas a los problemas de transporte, “planteando soluciones al Consejo de Ministros del ramo respectivo para que de manera prioritaria adopten las medidas que contribuyan a encontrar soluciones que dentro del marco jurídico institucional respondan a las demandas ciudadanas”.

El pasado viernes, la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional llegó a Carazo para gestionar el pase de 205 unidades de transporte que estaban retenidos en Jinotepe, pero esta terminó sin acuerdos.

Ayer los autoconvocados que permanecen en los tranques de Jinotepe y Diriamba, informaron que los conductores de furgones pueden retirarse, pero deberán dejar los vehículos, pues no abrirán el paso. Aclararon además a Monseñor Carlos Avilés, mediador y testigo de la gestión, que los furgoneros nunca han estado secuestrados, ni han sido rehenes.

Cese de la violencia

En la declaración del Sica también hicieron un llamado al cese de la violencia en Nicaragua, expresaron sus condolencias a los familiares de las víctimas y respaldaron el diálogo nacional y la concertación como “caminos necesarios para la construcción y preservación de la paz”.

En un discurso en el inicio de la plenaria, el secretario general del Sica, Vinicio Cerezo, dijo que Nicaragua enfrenta una situación “que puede ser resuelta únicamente con el respeto de los derechos humanos en el marco de un Estado de derecho y un diálogo político abierto, que garanticen la unificación de una sociedad que hoy se encuentra altamente polarizada”.

“No queremos seguir lamentando más muertes”, dijo Cerezo en la cita, a la que asistieron los presidentes de República Dominicana, Danilo Medina, de Costa Rica, Carlos Alvarado; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Panamá, Juan Carlos Varela, Guatemala, Jimmy Morales; y de Honduras, Juan Orlando Hernández, así como el ministro de Exteriores de Belice, Wilfred Elrington; y el ministro asesor para Asuntos del Caribe de Nicaragua, Valdrack Jaentshke.