•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia permanece hoy en los portones de la Dirección de Auxiliio Judicial (DAJ), donde está la cárcel El Chipote, para demandar la libertad de decenas de personas, de quienes dicen sos "presos políticos".

Sandra Ramos, integrante de la Alianza Cívica, es quien sostuvo que las personas que permanecen en El Chipote son "presos políticos".

Ramos denunció que entre los detenidos hay cinco trabajadores de una misma empresa de zona franca, ubicada en Tipitapa.

Junior Sánchez, Daniel Sánchez, Henry Mejía, Guillermo Ruiz y la única mujer, Yudielka Flores, son los trabajadores detenidos, quienes trabajan para la empresa SAE, que produce vestimenta.

Ramos aseguró que todos fueron detenidos ayer durante una redada dirigidas a sus casas en Tipitapa.

"Esto ha sido un acto de intimidación contra los trabajadores independientes que no están de acuerdo con el gobierno", sostuvo Ramos.

Los familiares de los presos en El Chipote. Bismarck Picado/END

Los familiares de los trabajadores de esta empresa indicaron que a ellos los señalan de formar parte de los tranques en Tipitapa, aunque todos trabajan de lunes a sábado.

Ramos llamó a los dueños de esta zona franca, de capital coreano, a abogar por sus colaboradores.

Por su parte, Edwin Carcache, del Movimiento 19 de Abril, dijo que no tienen una cifra exacta de los estudiantes detenidos, no obstante denunció que permanecen en El Chipote 5 universitarios de Matagalpa.

En El Chipote hubo un plantón este lunes. Bismarck Picado/END

Los manifestantes gritaban libertad y justicia frente a los portones de la DAJ.

"Exigen justicia, las madres no se rinden", decían los protestantes esta mañana en la DAJ.

También advirtieron con realizar más protestas activas en esta base policial.

Por su parte, Betsayda Guzmán, una de las personas que permanece a las afueras de la DAJ, sostuvo que su esposo es un exmilitar que está preso por negarse a formar parte de los grupos represores en la crisis de Nicaragua.

"Él ingresó al Ejército y por razones de fuerza mayor pidió su baja, pero no se lo dieron, entonces él desertó", dijo Guzmán.

Añadió que al exmilitar lo amenazaban y lo perseguían.

"Doy estas declaraciones con mucho temor por la crisis que pasa en Nicaragua", declaró.

Además, indicó que entre los familiares de los detenidos han confirmado que varias de las casas han sido cateadas y hasta destruidas.