•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, intentó negociar anoche la liberación de al menos 23 presos originarios de Sébaco,  que se encuentran detenidos en  la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), sin lograr que las autoridades policiales accedieran a entregar a los detenidos a sus familiares, que permanecían a las afueras de la cárcel.

Tras varias horas dentro de la DAJ, Álvarez salió a comunicar a las madres de familia y esposas que estaban esperando respuesta de las autoridades policiales, que los detenidos estaban en “condiciones estables”, a pesar de que los familiares habían denunciado anteriormente que los jóvenes fueron torturados. Sin embargo, Álvarez no se refirió a este tema en entrevista a medios de comunicación.

El obispo declaró también, al salir de las instalaciones de la DAJ, que los representantes de la Iglesia católica continuarán insistiendo a las autoridades policiales para que liberen a los presos, tanto en Managua como en otras ciudades del país.  

“Nosotros llamamos a la conciencia, insisto en que la mediación de la Iglesia, como siempre, ha sido ecuánime”, declaró Álvarez a periodistas, quien además precisó que se necesita de una “voluntad política” por parte de las autoridades para que liberen a todos los presos.

“Llamo a la conciencia de las autoridades para que detengan esto por favor, deténganlo y dejen en libertad a la gente”, insistió el cura.

Del total de 23 detenidos en El Chipote, solo cinco han sido acusados formalmente ante los tribunales de Managua. Sin embargo, los otros 18 están retenidos en la cárcel desde hace varios días, agregó Álvarez.