•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La estatal Universidad de Costa Rica (UCR) aceptó la solicitud de estudio temporal de cuatro alumnos nicaragüenses que escapan del conflicto en su país y censuró la violencia contra los universitarios, según informó hoy mediante un comunicado oficial.

La UCR dijo "repudiar los asesinatos perpetrados en las últimas semanas en Nicaragua, principalmente aquellos contra estudiantes universitarios, quienes ejercían las presiones políticas necesarias en defensa de sus reivindicaciones".

 Lea: CIDH presenta al grupo de expertos que investigará las muertes durante la crisis de Nicaragua

El desplazamiento de jóvenes universitarios debido a la ola de protestas que enfrenta actualmente Nicaragua ocasionó que cerca de 70 estudiantes presentaran solicitudes ante la Oficina de Asuntos Internacionales y Cooperación Externa de la UCR para continuar sus estudios en esta institución de manera temporal.

De estas 70, cuatro fueron respondidas de manera positiva, mientras que a las restantes 66 se les dará una respuesta en los próximos días.

 De interés: CIDH elige a miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para Nicaragua 

La jefa de la Oficina de Asuntos Internacionales, Leonora De Lemos, reconoció que la UCR ha sido el centro de "múltiples solicitudes por parte de estudiantes nicaragüenses que desean migrar para seguir con sus carreras" en esta institución académica.

De Lemos aclaró también que los estudiantes que sean admitidos temporalmente serán aceptados dentro de la modalidad de intercambio, lo que les permitiría continuar sus estudios por un semestre, un año o incluso un año y medio.

 Además: Tensión en Estelí por fuerte presencia policial y de parapolicías

La UCR instó también al Gobierno y pueblo nicaragüense al diálogo, la tolerancia y el respeto de los diferentes criterios sobre la visión país, de manera que se evite la pérdida de vidas humanas, así como el respeto de la autonomía universitaria y de sus estudiantes.

Las protestas en Nicaragua contra el presidente Daniel Ortega han cobrado la vida de al menos 309 personas hasta el momento, y otras 158 se encuentran desaparecidas, según datos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.