•  |
  •  |

Un Ministerio de Salud que cerró convulsionando tras la intempestiva salida de la ex ministra Maritza Cuan, con gratuidad en la atención, pero con escasez de medicinas, y al menos 90 muertes maternas que, según organismos, fueron ocasionadas por el “terror” médico tras la abolición del aborto terapéutico, es el resumen del primer año de gestión del gobierno en materia de salud.

A esto bien puede sumarse una epidemia de leptospirosis que dejó una docena de muertes y miles de hospitalizaciones, y la latente amenaza del gremio médico de volver a un paro en el sistema de salud.

Durante 2007 el Minsa puso en marcha medidas de marcado carácter social, sin embargo, la falta de medicamentos en las unidades de salud y las pésimas condiciones de su infraestructura, combinados con un constante maltrato del personal a los pacientes, redujeron el impacto a la mínima expresión.

El primer anuncio de las autoridades de Salud fue el fin de la política de cobros que mantenían administraciones anteriores, pero la ciudadanía coincide en que la falta de medicamentos y la baja calidad en la atención muestran las buenas intenciones del gobierno sandinista como débiles y sin contundencia.

Anuncian sanciones por maltrato
Por eso en los últimos meses del año, en los centros de salud y hospitales se anunciaron fuertes sanciones para los trabajadores que incumplieran con el código de trato al paciente, el cual consiste en ofrecer gratuidad y humanización en los servicios.

El director del Sistema Local de Atención en Salud, Silais-Managua, doctor Julio César Caldera, dijo que las sanciones van desde suspensiones temporales hasta el despido del personal, si la falta cometida lo amerita.

Según Caldera, las medidas son parte de una campaña enfocada en ofrecer a la población gratuidad y trato digno. “Es una jornada que la iniciamos desde febrero, pero su divulgación empezó en agosto; los trabajadores de la Salud tienen conocimiento de esto. Queremos acercar los servicios a la población, y que sean con calidad y calidez”, dijo Caldera.

“La única manera de saber lo malo que hacemos es conociendo la denuncia del paciente, no es posible que haya cobros ilegales o cobro de coimas. El despido es la sanción que está cercana”, concluyó Caldera.

Esfuerzos del Minsa se quedaron cortos
Las autoridades de Salud anunciaron una serie de medidas para agilizar la entrega de medicamentos, pero a un año de gestión los pacientes salen de las unidades hospitalarias cargando manojos de recetas, porque las farmacias públicas están vacías.

En un inicio, la defensa del Minsa fue que el gobierno anterior dejó “amarradas” las compras de medicamentos, mientras dejan ver que los mercados cubano, hindú y venezolano están en su “mira” para abastecer los hospitales en 2008.

Ministro sólo ofrece declaraciones a medios oficialistas
Intentamos conversar con el ministro de Salud, Guillermo González, pero se negó a conversar con EL NUEVO DIARIO. Su “balance” prefirió compartirlo con el oficialista Canal 4 de televisión, donde afirmó que durante este año se ha elevado el acceso a los servicios de Salud en más del 50 por ciento, en relación con años anteriores.

“La gente se ha desbordado en busca de atención, y esto es producto de la gratuidad, mucha gente te lo dice. La población había visto en el sistema público un lugar donde no resolvían sus problemas de salud, hoy lo ven diferente”, afirma González.

Dijo que los directores de hospitales dan razón de un incremento en los índices de ocupación de las camas, así como de las cirugías y los egresos.

“No vamos a decir que se están entregando todas las medicinas que se necesitan, de tres recetas puede ser que se despache una o dos, pero aún se hacen esfuerzos para mejorar en ese sentido”, dijo el director del Hospital Alemán-Nicaragüense.

“La gratuidad no es en todo, ni para todos”, nos dice don Reynaldo González, un profesor jubilado que encontramos en una banca de la emergencia del Hospital “Roberto Calderón”.

“Sí, porque igual que siempre, salimos con recetas, son pocas las medicinas que pueden darte, y no hay medios de diagnósticos”, añade.

Lo mismo opina Marvin Manzanares, de 34 años. “Aquí nunca hay medicamentos, uno debe comprarlos de cualquier manera. Si no tenés la plata para las medicinas, te morís”, se lamentó.

“Sin dinero te morís en los hospitales”
Adelina Sandoval es una capitalina de 64 años, y cada día se le hace difícil caminar debido a malestares en sus dos rodillas. Del “Roberto Calderón” no sólo salió quejándose de sus dolencias, sino del hecho de que tuvo que gastar 400 córdobas en la adquisición de medicamentos para paliar sus males. “Aquí (en el hospital) me dijeron que no había nada en las farmacias”, señaló.

Norwin Solano, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, considera que las medidas adoptadas por el gobierno en el sector salud han sido insuficientes y ambiguas.

“Las necesidades las han superado”, dice el funcionario. Solano mencionó que mientras para este año se incrementó el presupuesto para Salud, no se aumentó la partida para la compra de medicamentos. “Hay una dualidad entre lo que se le dice a la gente en los medios de comunicación y lo que realmente se hace”, indica Solano.

Señaló que el gobierno carece de planificación, de estrategias que permitan entender “hacia qué rumbo quiere llevar temas tan sensibles como la salud”. Contrario a lo que dijo el Ministro, señaló que el Cenidh maneja que un 30 por ciento de la población ni siquiera tiene acceso a los servicios de salud en el país.

¿Hacia dónde va la salud?
Según Solano, “la gratuidad en salud” es ahora confusa. “Es que no sabemos si lo gratuito es en exámenes, diagnósticos y consultas, porque eso es lo que hay, y no es nuevo. El verdadero impacto estaría en las medicinas”, opinó.

En cuanto a este tema, el diputado, dirigente sindical y funcionario Gustavo Porras, no pudo siquiera someter a discusión en la Asamblea Nacional la aprobación de una ley que permita compras y ventas de medicamentos, y una especie de complemento a esas políticas de acceso: la venta social de medicamentos.

Esto último descansa en la Comisión de Salud del Parlamento, principalmente en los hombros del diputado sandinista Gustavo Porras, aunque ha encontrado oposición de las asociaciones farmacéuticas del país, las que han dicho que el proyecto amenaza a ese sector.

Medicinas en alza
Y como si no bastara, los distribuidores de medicamentos le ganaron la batalla al gobierno en una disputa por el alza en los precios de las medicinas. Mientras el gobierno llegó a amenazar incluso con cárcel a quienes aplicaran el aumento anunciado a inicios de año, al final las amenazas no pasaron a más y las medicinas en un año se incrementaron hasta en un 69 por ciento.

La mitad de los medicamentos que se venden en las farmacias registran un alza que oscila entre el 2.18 y el 69.57 por ciento.

Despidos y autoritarismo
Tras dos semanas de incertidumbre después de la caída de la doctora Cuan, asumió la titularidad del Minsa Guillermo González, y los despidos no se hicieron esperar. En la primera semana del presente mes ordenó el despido de al menos 100 trabajadores, incluyendo la Junta Directiva del sindicato independiente dirigido por Martín Portillo. Los trabajadores gozaban de fuero sindical, pero eso no importó a González.

Leptospirosis hizo estragos en occidente
Cuando todavía no se había cerrado la herida de los doscientos y tantos muertos que causó el huracán “Félix”, el país se enfrentó a un nuevo mal, una enfermedad que transmiten las ratas y que en pocos días cobró la vida de una docena de personas en occidente.

Los departamentos de Chinandega y León resultaron ser los más afectados por la virulenta enfermedad, que se contrae al entrar en contacto con aguas contaminadas por la orina de ratas, perros o gatos.

La enfermedad produce dolores de cabeza, vómitos, fiebre, diarreas, dolores intensos en las rodillas y las pantorrillas y agotamiento general. La causa es la bacteria leptospira, que únicamente se transmite a través de laceraciones en la piel humana, hongos en los pies, orina de las ratas y animales bovinos y porcinos que miccionan en charcas, ríos y aguas estancadas.

Tras el paso del huracán “Félix”, más de 15 días de lluvias azotaron el Pacífico del país, y fue occidente la región más afectada. El Minsa, en silencio y tardíamente, constató la aparición de patologías gastrointestinales y ópticas como resultado del hacinamiento y la insalubridad que vivieron cientos de personas en los refugios.

En el caso de la leptospirosis, que además de las 12 muertes causadas afectó a más de 2 mil 700 personas, se tomaron con antelación algunas medidas preventivas debido a la presencia de constantes lluvias.

El mal, como siempre, hizo estragos en los más pobres, en este caso en los que viven en algunas de las zonas más olvidadas del occidente del país.

Los principales focos de infección, y donde se concentró el mayor número de casos, fueron Somotillo, Telica, El Sauce y Achuapa, jurisdicción de Chinandega y León, al noroeste de Nicaragua. El Minsa alertó a los ciudadanos para que no se bañen en aguas estancadas ni caminen descalzos en el lodo.

Estas prácticas han llevado al hospital a muchas personas, ya que tras las lluvias del “Félix” y la onda tropical que le sucedió, las muchas zonas inundadas recibieron nuevas precipitaciones, lo que ha mantenido amplias áreas del país encharcadas durante semanas.

La epidemia alcanzó a diez de los 17 departamentos del país, donde las autoridades se vieron obligadas a reforzar los servicios de emergencia para atender a los que presentaban síntomas de la enfermedad, como fiebre, dolor de cuerpo, cabeza, vómitos, diarreas y problemas en el hígado.

Pero fue en Chinandega y León donde las ratas causaron más estragos. Ambos departamentos fueron anegados a mediados de octubre por las fuertes lluvias que azotaron al país, lo que provocó el desborde de numerosos ríos y de letrinas.