•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), basándose en testimonios de personas afectadas, denunció que grupos parapoliciales ocupan como centros de detención ilegales sitios como El Coyotepe, en Masaya; San Isidro de Bolas; la antigua cárcel de Mujeres La Esperanza, en Managua; y el local Monte Luna, en Masatepe.

Son 309 las personas fallecidas desde que iniciaron las protestas contra el Gobierno el 18 de abril por enfrentamientos de policías y civiles armados contra manifestantes, reportó el organismo este martes. 

La ANPDH ha documentado más de 1,500 casos de personas heridas en las manifestaciones y, al menos, 158 ciudadanos “desaparecidos o secuestrados”.

“Los desaparecidos o secuestrados son una de las principales preocupaciones, tenemos la esperanza de que no se sumen a la lista de fallecidos”, declaró Álvaro Leiva, secretario de la institución.

Leiva también denunció la existencia de centros de detención ilegales, “utilizados para llevar ahí a los pobladores que son detenidos durante los ataques parapoliciales y policías”.

Leiva expresó que existen otros lugares clandestinos, pero “no se mencionan para no entorpecer el proceso de investigación de los organismos de derechos humanos”.

253 por balas

En el informe preliminar con datos actualizados hasta el 2 de julio, revela que la mayor cantidad de muertes se han producido en Managua con 153 víctimas. Le sigue Masaya con 34 personas fallecidas, León, 21; el Caribe Norte, 20; Matagalpa, 19; y Estelí con 13.

En Chinandega, Jinotega y Carazo la ANPDH contabiliza ochos víctimas mortales cada uno, mientras que Granada y Chontales aparecen con cuatro.

La cifra de 309 muertos en las protestas incluye a 56 personas fallecidas que aún no han podido ser identificadas por este organismo defensor de los derechos humanos.

“Estamos en un proceso todavía de monitoreo, estos 56 ciudadanos aún no han sido identificados, pero sí se cuenta con fotos, con noticias periodísticas y soportes documentales que los hacen ingresar a las estadísticas de los 309 ciudadanos que han sido cruelmente asesinados”, agregó Leiva.

La ANPDH destaca que 253 de las muertes que han documentado fueron por impactos de balas.

“De un solo disparo han muerto 198 nicaragüenses, que equivale al 78.26%. De dos disparos fallecieron 24; por tres impactos de bala igual han muerto 24; dos personas recibieron cuatro disparos, uno murió de cinco balas, uno sufrió seis impactos y tres personas perecieron sufriendo ocho impactos”, detalló Leiva.

“Esta información es producto del dictamen médico forense, de los reportes suministrados a la ANPDH, producto de su trabajo de investigación y monitoreo”, agregó.

La ANPDH informó que se enfocarán “en dar seguimiento a la penalización y criminalización que se está haciendo con muchos ciudadanos solo por participar en protesta cívicas, lo que es una flagrante violación de sus derechos en este contexto de protesta”.

Alarma por repliegue a Masaya

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) llamó al Gobierno a desistir de la conmemoración del Repliegue Táctico a Masaya, por considerar que “sería una provocación que podría provocar más muerte o daños”.

Hasta este martes, el Gobierno no había convocado oficialmente a ese evento; sin embargo, los activistas de la ANPDH emitieron una alerta sobre el riesgo que implicaría su realización.

El sacerdote Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel en Masaya, coincidió con este organismo de derechos humanos al indicar que el Repliegue Táctico sería “un atentado para Masaya”.

“Todos tenemos derecho de ir a la calle a manifestarnos, ellos (el Gobierno, los sandinistas) tienen todo el derecho; pero sabemos y todo el mundo lo sabe, que Masaya, Monimbó, está en un contexto de mucha violencia e inseguridad, y creo que no es conveniente que el Gobierno haga el Repliegue para evitar derramamiento de sangre”, sostuvo Román.

Denuncian detención arbitraria del cantante Sr Wally en Managua

“Masaya no está en celebración, estamos de duelo por las 34 personas que han fallecido solo en Masaya; de hecho es un duelo nacional.