•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Ricardo Adán Gutiérrez Sirias lo dieron por desaparecido el 15 de junio y dos días después fue encontrado en un hospital con trauma craneoencefálico y con el dedo de un pie amputado.

Luego de una semana de recuperación en su casa, la policía lo arrestó y ahora lo está acusando de un robo con intimidación, ocurrido el 27 de junio, lo que la familia rechaza porque en esa fecha el joven se hallaba convaleciente.

Ángela Eunice Montenegro Sirias, hermana de Gutiérrez, y su abuela Norma María Sirias, denunciaron el caso en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), asegurando que él no salió de su vivienda en Batahola Norte, en donde se estaba curando de las heridas desde que le dieron de alta el 19 de junio.

Según el libelo acusatorio, el miércoles 27 de junio a las 9:40 a.m., supuestamente, el detenido junto a un cómplice realizaron un robo contra una mujer de 18 años en Batahola Sur.

Añade que Gutiérrez iba de pasajero en una moto y este intimidó a la mujer con un arma de fuego negra (no determinada en la acusación). Al negarse la mujer a entregar el celular, él se bajó de la moto y se lo quitó.

La acusación señala que la víctima del robo lo identificó por reconocimiento fotográfico, ocho días después que el acusado salió del Hospital Antonio Lenín Fonseca, donde la epicrisis extendida dictaminó trauma craneoencefálico, policontusiones y amputación de un dedo del pie izquierdo.

Familiares de Ricardo Adán Gutiérrez en el Cenidh, en donde interpusieron la denuncia de la agresión y el arresto injustificado que ha sufrido. Bismark Picado\END

Testigo de ataque

La detención de Ricardo Gutiérrez ocurrió dos días después del ataque indiscriminado de parapolicías en el parque de Batahola Norte, que dejó a dos niños heridos de bala.

Según el padre de uno de los niños, el muchacho fue testigo del hecho y platicó con él antes de ser capturado durante un operativo policial.

Su hermana Ángela Eunice dijo en el Cenidh que “no sabemos con exactitud qué le sucedió a mi hermano. Él no había podido decirnos qué le sucedió, porque un lado de la cara lo tenía inflamado y no podía hablar bien ni comer. Él no estaba metido en nada de protestas y menos es un delincuente, así que pensamos que lo detienen para que no diga qué fue lo que le pasó el día que desapareció”.

Ella duda de la supuesta identificación fotográfica hecha por la supuesta víctima de robo, ya que por no tener antecedentes penales, su hermano no tenía por qué estar en un libro fotográfico policial.

Nuevos golpes 

Los familiares aseguran que la policía llegó a arrestarlo el día 28 sin presentar orden de captura y no han podido verlo; sin embargo, el abogado de oficio que le puso el Ministerio Público dice que tiene golpes recientes, detallando que Gutiérrez presenta golpes recientes en la espalda y el rostro lo tiene inflamado con el ojo cerrado.

“Él, cuando se fue (arrestado) no tenía golpes en la espalda y su ojo no estaba inflamado, por lo cual nos preocupa lo que le están haciendo en las celdas del Distrito II”, comentó Montenegro, agregando que no les permiten verlo.

Braulio Abarca, abogado del Cenidh, informó que solicitaron al Tribunal de Apelaciones un recurso de exhibición personal, el que ya entregaron a las autoridades policiales del Distrito II, sin recibir respuesta todavía.

“Se está violentando el debido proceso, la protección judicial, el derecho a la integridad personal y la libertad individual”, dijo Abarca.