•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Diez habitantes de Rivas que han estado inmersos en  las protestas en contra del gobierno de Daniel Ortega,  denunciaron ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que han sido víctimas de amenazas de muerte, difamación y acoso de parte de parapolicías y simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

La mayoría de los denunciantes afirma haber pertenecido a las estructuras del FSLN, pero que decidieron separarse del partido y salir a protestar a las calles al no estar de acuerdo con la manera en que Ortega dirige a Nicaragua, también para demandar que  se esclarezca y se castigue a los responsables de los crímenes que se han cometido en contra de los estudiantes y la sociedad civil, durante las protestas antigubernamentales que surgieron a partir del 18 de abril.

Entre las denunciantes se encuentra la exconcejal del FSLN de la alcaldía de San Jorge, Fátima Duarte, y su hija, Taylin Orozco Duarte, quienes señalan que hasta se han visto  obligadas a dejar sus hogares para alojarse en lugares seguros.

“A la casa de mi mamá, ubicada en la comarca El Cangrejal, del municipio de San Jorge, le han llegado a tirar morteros y a estarla vigilando y por eso decidió irse a un lugar seguro, porque tiene a mi hermana de diez años”, dijo Taylin Orozco.

Dos de las denunciantes de amenazas en Rivas. Lésber Quintero/END

Asimismo, indicó que a ella también le siguen sus pasos y que por temor prefirió abandonar sus estudios universitarios e irse a dormir en otra casa durante las noches, debido al asedio.

Aurora Duarte, de 61 años y madre de la exconcejal, también se sumó a la denuncia que enviaron la tarde del lunes los diez rivenses a la CIDH, ya que afirmó que a ella le llegaron a lanzar morteros a la una de la madrugada.

“Nosotros, en su momento, apoyábamos al partido y al presidente Ortega, pero cuando vimos cosas con las que no estábamos de acuerdo, decidimos salir a manifestarnos pacíficamente, tal y como lo hacemos ahora en las protestas antigubernamentales, pero estamos inseguros y creo que lo que hacen con mi abuela es un chantaje para que no sigamos protestando, porque ella no se mete en  nada”, aseguró Taylin Orozco.

El joven  abogado Fabricio Morales Rueda, quien afirmó haber sido parte de la Juventud Sandinista de Rivas, también presentó denuncia ante la CIDH, junto a su cónyuge, Cony Jiménez, porque asegura que los han amenazado y difamado a través de redes sociales.

De acuerdo con la pareja, desde el 19 de abril ellos han participado en todas las protestas que se han realizado en Rivas en contra del gobierno “y debido a las amenazas nos tuvimos que mudar del barrio La Puebla, de la ciudad de Rivas a San Jorge”, explicó  Morales.

El reconocido exguerrillero sandinista, Rafael Bermúdez Martínez, conocido como “Escuelita”, fue otro de los que denunció ser víctima de asedio, difamación y amenazas, que recibió hace 15 días junto a su esposa, Yamileth Jiménez.

“Por participar en las marchas en contra del gobierno, nos han difamado por redes sociales, han publicado que íbamos a quemar una escuela en San Jorge, y lo peor ocurrió hace 15 días, cuando a las 10:20  am nos interceptó un grupo de hombres encapuchados y  armados de fusiles AK cuando pasábamos por el sector de chatilla, del municipio de Buenos Aires, y nos apuntaron a la cabeza para  luego registrar el vehículo en que nos movilizábamos y robar la pistola de mi marido y al ir a la policía no nos hicieron caso”, dijo Jiménez.

El exmilitar, Octavio Ortega, quien participó constantemente en las marchas en contra del proyecto del canal  interoceánico, también se sumó a las denuncias aduciendo que le han llegado a lanzar morteros y hacer pintas a su casa de habitación, pese a que poco se la ha visto en las recientes marchas antigubernamentales.

Los rivenses formularon sus denuncias la tarde del lunes y están a la espera de que miembros de la CIDH lleguen a esta ciudad para indagar cada uno de los casos.