•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, reveló este jueves que el equipo de la ONU que visitó Nicaragua encontró “señales alarmantes de represión selectiva e intimidación contra manifestantes y sus familias, estudiantes, defensores y defensoras de los derechos humanos y miembros de la Iglesia católica”, cometidos por agentes policiales y grupos armados afines al Gobierno.

El Alto Comisionado de la ONU pidió al Gobierno de Nicaragua que “cese la violencia estatal  Archiv\END

Según Zeid, la violencia de “elementos armados progubernamentales” ha seguido intensificándose, especialmente contra comunidades que han erigido barricadas o tranques.

La violencia y la represión en Nicaragua desde que comenzaron las protestas en abril, según el funcionario de la ONU, “son el producto de la erosión sistemática de los derechos humanos a lo largo de los años y ponen en evidencia la fragilidad general de las instituciones y del Estado de derecho”.

“Mi equipo escuchó testimonios de profunda frustración y desesperación, así como de miedo generalizado. Es necesario establecer garantías reales para que las personas puedan ejercer sus derechos a la libertad de expresión, reunión y asociación. También hay que garantizar el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación”, insistió Zeid, quien destacó que la ola de violencia en el país ha cobrado la vida de alrededor de 250 personas, según datos de la ONU.

Zeid urgió a las autoridades “a tomar medidas reales para reconocer la gravedad de la situación y cumplir con sus obligaciones de derechos humanos, incluyendo la adopción de medidas adecuadas para proteger a la población y evitar más muertes”.

El equipo de la ONU también habría recibido quejas de la presencia de individuos armados en las calles, quienes “habrían contribuido a la existencia de un clima de intimidación e inseguridad”.

Entre el 26 de junio y el 3 de julio, las tres altas funcionarias de la ONU que visitaron Nicaragua. Archivo\eEND

Cese de la violencia

El Alto Comisionado de la ONU pidió al Gobierno de Nicaragua que “cese la violencia estatal y desmantele a los elementos armados progubernamentales”. A estos últimos los responsabiliza por la represión y los ataques a la población.

En la misma intervención, Zeid exhortó al Estado a garantizar la realización de “investigaciones efectivas, independientes, imparciales y rápidas” para establecer la verdad y asegurar la rendición de cuentas por las violaciones y abusos cometidos desde el mes de abril.

“Aquellos que han instigado o permitido que estos elementos armados actúen también deben rendir cuentas ante la justicia”, subrayó Zeid.

Reuniones

Entre el 26 de junio y el 3 de julio, las tres altas funcionarias de la ONU que visitaron Nicaragua, Marlene Alejos, Alicia Londoño y Juana Sotomayor, se reunieron con funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Salud, la fiscal general de la República, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, así como con jefes del Ejército y la Policía, según el comunicado de la ONU.

También hablaron con víctimas y sus familias, organizaciones de derechos humanos, movimientos estudiantiles y sociales, la Conferencia Episcopal de Nicaragua, la Comisión de Verificación y Seguridad, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), representantes del sector privado, las Naciones Unidas y algunos representantes de la comunidad internacional.

En la nota de prensa se aclara que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU mantendrá su presencia en Nicaragua para continuar su trabajo de monitoreo y asistencia técnica.