•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Capturas sin órdenes de detención, procesados en grupos bajo los mismos cargos sin deslindar responsabilidades, recursos de exhibición personal que no son acatados, nombramientos de jueces de ejecución que rechazan serlo y el impedimento para la observancia al debido proceso, es parte de la inseguridad jurídica que enfrentan los manifestantes que son enjuiciados, cuyas causas suman 24 hasta la fecha, según organizaciones de derechos humanos.

Julio Montenegro, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien encabeza un equipo de defensores para las personas procesadas en el contexto de las protestas, señaló que están agotando las vías legales internas y recuperando información de las personas víctimas del actuar fuera de la ley del Estado de Nicaragua.

“Estamos agotando los procedimientos internos, pero de no encontrar resultados positivos para los afectados, lo llevaremos a las instancias internacionales. Incluso, muchos de estos casos los hemos remitido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por las anomalías cometidas contra la población”, dijo Montenegro.

Detalló que los casos denunciados se refieren a las anomalías del actuar policial con investigaciones viciadas, el actuar del Ministerio Público de acusar en “bolsón”, sin imputar el hecho de manera concreta y sin atribuir el supuesto delito a cada procesado por delitos graves.

“Ayer (miércoles) incluso una jueza se atrevió a decir que la CPDH no era apta para defender a los acusados, pero la pregunta es: ¿Qué garantía tienen los ciudadanos de ser defendidos por la Defensoría Pública, apéndice del Poder Judicial y que a su vez ha demostrado no ser independiente de la jerarquía llamada Poder Ejecutivo, que está reprimiendo a la población?”, arguyó el asesor legal.

Les niegan entrada

Otra táctica que entorpece la labor de la CPDH es impedir que sus representantes estén presentes en los procesos judiciales, tal como ocurrió el miércoles, cuando nadie les dio razón de dónde se llevaba a cabo el proceso contra los detenidos de Tipitapa, y cuando lograron encontrar la sala correcta, les negaron la entrada, alegando que la audiencia había comenzado.

Leyla Prado, del equipo de defensores de la CPDH, indicó que están sumamente preocupados porque el derecho a protestar, la reunión pacífica y la libertad de expresión ahora están criminalizadas bajo la figura de terrorismo, imputando una serie de delitos que no corresponden.

“El Poder Judicial, la Policía Nacional y el Ministerio Público se convirtieron en órganos articulados para reprimir y criminalizar a la población”, expresó Prado.

Añadió que se ha vuelto una tónica constante llevar a los Juzgados a los manifestantes que son procesados fuera de horas laborables, bajo fuertes dispositivos policiales y con altas regulaciones de seguridad que dificulta a los representantes de la CPDH ingresar a las salas de audiencias.

El director de programas del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Juan Carlos Arce, afirmó que por el perfil de la institución no hacen defensoría, sino acompañamiento y verifican el cumplimiento o no de las garantías procesales, pero que les bloquean la labor.

“No hemos podido estar presentes en estos juicios porque nos lo impiden. Estos juicios los hacen a puertas cerradas, aunque el Código Procesal plantea que son públicos”, expresó.

Dijo que los restringen no solo a ellos, sino también a las familias de los procesados, lo que es una clara violación a los derechos humanos de las víctimas.

“Así también los Recursos de Exhibición Personal, un mecanismo que da la Constitución (para verificar el estado del detenido), son una ficción. Desde hace rato no los tramitan y de todos modos a los jueces ejecutores no los dejan entrar”, manifestó.

Señaló que hay abogados nombrados como jueces ejecutores que rechazan ejercer esa obligación porque en este contexto tienen miedo a represalias.

El secretario general de la Asociación Nicaragüense para los Derechos Humanos, Álvaro Leiva, comentó que desde que grupos armados no constituidos, como autoridades, o la Policía te detengan sin orden de allanamiento y captura, el proceso no es válido.

“Ahora hay una serie de elementos armados ilegales que al amparo de las autoridades policiales realizan actos que no les compete, ya que la constitución solo reconoce como fuerzas armadas al Ejército de Nicaragua y a la Policía Nacional”, dijo Leiva.

Detienen a 147 protestantes en Managua

La Policía Nacional presentó este jueves a más de un centenar de capitalinos que fueron detenidos en las últimas dos semanas, entre ellos 16 personas, a quienes les ocuparon instrumentos que han utilizado en las protestas, como lanza morteros, bombas para morteros, huleras y chibolas de vidrio.

El comisionado mayor Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la delegación de Managua, informó que a uno de los detenidos, identificado como Héctor Bonilla, le encontraron “seis armas blancas, 10 lanza morteros y 40 bombas para morteros, que eran utilizados para usurpación del dominio privado”.

Representantes de CPDH a la par de familiares de detenidos, denunciaron una serie de anomalías en los procesos judiciales. Orlando Valenzuela\END

Dijo que a Keyler Velásquez, le ocuparon una pistola industrial y una de aire, un rifle, un cuchillo, dos huleras, 87 chibolas de vidrio y 72 proyectiles.

A Jorge Montenegro lo apresaron por “transportación ilegal de pólvora y explosivos”, indica el informe policial, sin más detalles.

Otras 13 personas fueron detenidas en distintos puntos de la capital, a quienes les decomisaron lanza morteros, morteros y otros tipos de armas, que eran utilizadas para cometer robos, según la Policía Nacional.

En total, las autoridades policiales capturaron a 147 personas en la capital, a quienes se les acusa de delitos como homicidio, asesinato, robos, abastecimiento de drogas y posesión ilegal de armas de fuego, indica el informe oficial.