•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicaragua convocó hoy a sus seguidores a una "caminata por la paz y la seguridad" este sábado en Managua, cuando está prevista una marcha opositora para pedir la salida del poder del presidente Daniel Ortega por la crisis que ha dejado al menos 310 muertos.

"Nos convocamos este sábado 7 de julio en la Plaza de las Victorias para participar en la gran 'Caminata por la Paz y la Seguridad'", anunció el Gobierno de Ortega a través de medios oficialistas.

La marcha opositora de los "autoconvocados" está prevista para las 10:00 hora local (16.00 GMT), desde el sureste de Managua hacia el este, una de las zonas más afectada por los ataques de las "fuerzas combinadas" estatales, a las que los manifestantes y organizaciones humanitarias locales e internacionales responsabilizan de la mayoría las muertes registradas en la crisis.

La caminata del Gobierno está prevista para las 15:00 hora local (21:00 GMT), en el centro actual de la capital nicaragüense, aunque el rumbo no fue revelad. La última vez que el Gobierno citó al oficialismo para una marcha paralela a la de los nicaragüenses "autoconvocados" fue el pasado 30 de mayo, Día de las Madres en Nicaragua, con resultado de unas 20 personas muertas en tiroteos.

La mayoría murieron aquel día producto de un ataque perpetrado por las "fuerzas combinadas" del Gobierno, que dispararon con francotiradores y armas de guerra contra la marcha de los "autoconvocados", según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

El ataque ocurrió mientras Ortega se dirigía a sus seguidores, afirmando que "nuestro mayor compromiso es defender la paz", y un mensaje por la efeméride local: "¡Qué vivan las madres nicaragüenses, que viva la paz!".

Nicaragua lleva más de dos meses envuelta en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de los años de 1980, también con Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.