•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alex Enrique Machado Vásquez solía decir que “si iba a morir sería por una causa: por defender a Nicaragua”, recuerda su primo Luis Osorio al salir del cementerio donde el joven de 24 años fue enterrado este viernes.

Alex cayó a media cuadra de su casa, cerca de una barricada en el barrio de Sutiaba. “No era para tanto”, repetía Luisa Emilia Vásquez, refiriéndose a los nueve impactos de bala que presentaba el cuerpo de su hijo: tres en la cabeza y seis en los costados.

 Alianza Cívica llama a paro nacional y pospone marcha “Juntos somos un Volcán”

“Estoy pidiendo la justicia divina de Dios, porque él va a ser mi juez, mi abogado por todo lo que le hicieron a mi hijo. Se ensañaron en él, no era para tanto lo que le hicieron, pero sí eran policías, porque yo los miré”, aseguró la madre del joven.

Alex intentó resguardarse en su casa, estaba en la esquina El Alacrán, a pocos metros, cuando fue rodeado por policías y civiles encapuchados que lo balearon. Suplicó auxilio, pero lo remataron con un balazo en la cabeza, relató su primo Luis Osorio al recordar que Alex se unió al movimiento autoconvocado de León desde el pasado mes de abril: participaba en las marchas, tranques y barricadas.

Alex fue uno de los tres jóvenes del barrio de Sutiaba que murieron durante el denominado operativo limpieza, ejecutado el jueves por la municipalidad, policías antimotines y parapolicías.

 Estados Unidos ordena a parte de sus funcionarios salir de Nicaragua por la crisis

En la esquina El Alacrán también murió Junior Alexander Núñez Rojas, de 22 años.

Sepultaron este vienes a los tres jóvenes asesinados en Sutiaba, León. José Luis Gonzalez/END

Los féretros de Junior y Alex fueron trasladados en el mismo carro fúnebre hasta el cementerio San Juan Bautista de Sutiaba, donde fueron sepultados en un terreno donado por líderes de la comunidad indígena. En ese lugar también enterraron a Danny Ezequiel López Morales, el vendedor de chicharrón que fue alcanzado por las balas cuando pasaba en bicicleta cerca de la zona de conflicto.

Leonardo López confirmó que Danny no recibió atención en el centro de salud y que las dos personas que lo trasladaron fueron retenidas por antimotines.

 Masaya se atrinchera para apropiarse del símbolo sandinista del repliegue

“Cuando (Danny) ingresó al centro de salud, ningún trabajador se nos acercó, pedíamos ayuda y hasta que supuestamente recibieron órdenes fue que se dignaron a atenderlo, pero falleció minutos después”, comentó López, quien aseguró que Danny Ezequiel era simpatizante de las protestas antigubernamentales.

El Movimiento Universitario 19 de Abril informó que tras el ataque del jueves han confirmado más de 40 heridos, siendo el caso más grave el de Yader Isidro Vásquez Santana, de 23 años, quien permanece en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales (Heodra).

Marina Somarriba, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), confirmó que recibieron 19 denuncias por detenciones ilegales.

Una pobladora de Sutiaba denunció que su hijo de 15 años fue detenido y trasladado a las cárceles de Auxilio Judicial, en Managua.

“Tienen encarcelado a un menor de edad por el hecho de manifestarse cívicamente, el Gobierno debería de encarcelar y procesar a los parapoliciales y policías que se han dado a la tarea de matar a la juventud”, reclamó la señora de 40 años.