•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Paulo Abräo, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sostuvo ayer que darán “atención especial al tema” de la violación de los derechos de la niñez y la adolescencia en el marco de las protestas contra el Gobierno desatadas el pasado 18 de abril.

“En Nicaragua 25 niños, niñas y adolescentes han fallecido. (Hay) 8 adolescentes detenidos. (y de ellos) 4 judicializados. 44 niños perdieron sus padres/madres. Vamos actuar juntos para garantizar atención especial al tema”, sostuvo Abräo en su cuenta de Twitter luego de reunirse con representantes de Organismos No Gubernamentales (ONG) que trabajan en favor de la infancia y adolescencia.

La cifra de niños, niñas y adolescentes muertos  citada por Abräo, coindice con el número presentada por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) en su informe preliminar divulgado el 2 de julio pasado.

“Todos los casos que hemos presentado en nuestro informe al 2 de julio están debidamente documentados y estamos trabajando todavía en ellos. El caso de los niños, niñas y adolescentes, son parte de la profunda crisis de violación a los derechos humanos a los que nos hemos referido de manera permanente”, comentó Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la ANPDH.

La cifra de niños y adolescentes muertos es  “tristemente preliminar, hablamos en ese término, porque el reto de la ANPDH es seguir teniendo que enfrentar un contexto que no termina, no tiene fin hasta este momento. En las barricadas se siguen observando niños y niñas, adolescentes siguen tomando el rol del ciudadano en protesta cívica permanente como un derecho humano, de manera decidida”, sostuvo Leiva.

“Es triste mirar a esos niños de nueve u ocho años, que ven cómo se llevan a sus hermanos, a sus padres, quedan con ese trauma y tengan que seguir en una espiral de violencia social”, añadió.

La ANPDH presentará el próximo martes un nuevo reporte preliminar de las víctimas de “los grupos combinados de paramilitares, policías y fuerza de choque del Gobierno”, informó.

De los 25 menores de 17 años muertos durante las protestas desde el 19 de abril al 2 de julio, 17 murieron por impactos de bala.  

“Tristemente los informes estadísticos que nosotros hemos ido presentando es con tendencia a incrementar, por eso este martes próximo vamos a presentar un nuevo informe con el sentido que genere la atención nacional e internacional de la profunda crisis, los datos estadísticos del 2 de julio ya no son los mismos, porque ha sido constante la tendencia a incrementar las estadísticas del derramamiento de sangre”, valoró Leiva.

El secretario de la ANPDH mencionó que “uno de los señalamientos más tristes es que se criminaliza el derecho humano de protestar  y  se penaliza”.