•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación de Scouts de Nicaragua (ASN) pidió a organizaciones de derechos humanos que visiten la Fortaleza El Coyotepe, propiedad de esta institución, para verificar que este lugar se encuentra resguardado por los Scouts y ya no está ocupado por personas armadas que la invadieron durante cuatro días.

“Esperamos que las organizaciones internacionales y nacionales de derechos humanos visiten dicha fortaleza lo más pronto posible, tal y como fue anunciado por ellos mismos, para que comprueben que en el lugar solo se encuentra personal de vigilancia de la Asociación de Scouts de Nicaragua”, dice el documento, fechado el 6 de julio.

El pasado 3 de julio, el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, anunció que el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) había solicitado al Estado de Nicaragua una visita a El Coyotepe, tras haber recibido denuncias de que este lugar estaba siendo usado como un centro de detención clandestino.

Según la ASN, la toma de la Fortaleza El Coyotepe por personas armadas duró cuatro días, del miércoles 27 de junio al domingo 1 de julio. “El desalojo por parte de estos elementos se produjo producto de la denuncia que hizo nuestra ASN, así como múltiples gestiones para que dicha instalación fuera desalojada”, sostuvieron.

Tras la recuperación de la fortaleza, los Scouts anunciaron que esta se mantendría cerrada “hasta que las condiciones del país permitan reabrirla al público”.

Además, los scouts rechazaron publicaciones falsas que han realizado contra Jorge Katín, que fungió por cuatro años como presidente de la ASN, y quien en mayo concluyera su periodo directivo en la ASN.  “Rechazamos firmemente publicaciones falsas que atentan contra la integridad moral y una trayectoria de más de cuarenta años al servicio de la niñez y juventud nicaragüense que posee nuestro expresidente el Lic. Katín”, resaltó el comunicado.

Los scouts recordaron a la población que sus miembros son “mensajeros de paz” y apelaron “a la responsabilidad en el buen uso de las redes sociales”.