•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El ataque de parapolicías hoy en Carazo dejó al menos a 14 personas muertas, de acuerdo con informes preliminares del Centro Nicaragüense delos Derechos Humanos (Cenidh), Movimiento 19 de Abril y los Autoconvocados, mientras que la Policía Nacional dio a conocer que dos de sus agentes perdieron la vida.

Desde la mañana se reportó un operativo simultáneo en los municipios de Carazo, con un saldo que hasta esta la noche era de 14 personas muertas.

"Esto ha sido un horror. Tenemos mínimo 14 muertos, pero pueden ser más. Se incluyen al menos un antimotín, un paramilitar y dos policías", dijo a la AFP la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez.

De acuerdo con los reportes preliminares esta tarde, en Diriamba habría ocho muertos y 30 heridos; en Dolores tres fallecidos y cuatro detenidos; en Jinotepe cuatro decesos y 17 heridos; y en Hertylandia cinco personas habrían perdido la vida. Pero esa información no ha sido constatada,mientras que el Cenidh cuantifica en 14 los decesos en Carazo.

"Esto parecía un ejército de ocupación. Barrieron con todas las barricadas. Hay más muertos que no hemos podido confirmar su identidad. Hay una cantidad de presos y heridos. Un desastre", agregó Núñez.

Hasta el medio día se habían identificado a dos personas muertas: Jose Luis Mojica García, de 18 años; y Luis Acevedo.

Por la tarde, la Policía Nacional corroboró que dos de sus agentes perdieron la vida: Hilario Zavala y Faber López.

En fotografías que han hecho circular los habitantes de Carazo se ve que los policías mantienen de rodillas y frente a una pared a un grupo de personas, al parecer protestantes, quienes están en ropa interior.

Al despuntar el domingo los habitantes denunciaron el ingreso a Carazo de camionetas con parapolicías, así como palas mecánicas.

Según los relatos, se escucharon largas ráfagas. También recorrían las calles civiles encapuchados, portando armas de alto calibre.

Tanto la basílica de San Sebastián, en Diriamba, como la parroquia Santiago, en Jinotepe, estaban rodeadas por parapolicías.

Un fuerte contigente policial en el recinto universitario en Diriamba. Cortesía/END

La situación provocó que durante una homilía en la catedral de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes pidiera al presidente Daniel Ortega; vicepresidenta, Rosario Murillo; y al subdirector de la Policía Nacional, Francisco Díaz, ordenar la suspensión del ataque.

“Hago un llamado al presidente Daniel, doña Rosario, al comisionado general Francisco Díaz, que por favor, en el nombre de Dios, detengan esa acción (operativo en Carazo), que va a llevar más dolor, más tristeza y quieran o no, esta situación la cargan sobre sus hombros”, dijo Brenes durante una homilía en la catedral de Managua.

Los policías mantienen de rodillas a un grupo de personas en Carazo, tras un operativo. Cortesía7END

En el transcurso del operativo, los parapolicías lograron despejar el tranque en San José, Jinotepe, con lo que los furgoneros que estaban varados lograron salir.

En el municipio de Diriamba los pobladores indicaron que el servicio de televisión por cable quedó suspendido desde la mañana y a eso de la 1 pm quedaron sin electricidad.

CIDH y ONU piden viajar a Carazo

Por su parte, Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), dijo que junto a la ONU solicitaron a la Cancillería de Nicaragua "observar la protección a la vida y a la integridad física de las personas en Jinotepe".

"Estamos listos y pendientes de autorización para acompañar a Comisión de Verificación y Seguridad", declaró Abrao en su cuenta de Twitter.

La versión de la Policía Nacional

El comisionado mayor César Cuadra, quien leyó e nmedios oficialistas una nota de prensa, dijo que desde la 6 am ejecutaron un plan para despejar las vías.

De acuerdo con la versión policial, los agentes sufrieron un ataque a balazos, mueriendo dos de ellos: Hilario Zavala y Faber López.

La Policía Nacional sostiene que en Carazo quienes dirigían los tranque son personas responsables de cometer "asesinatos, tortura, asaltos, secuestros, incendios y extorsiones."

“Nuestra institución condena este cobarde asesinato” de dos policías, declaró Cuadra.