•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un ataque de policías y civiles armados dejó, al menos, tres personas muertas en el municipio de Matagalpa. La ofensiva que implantó el terror entre la población inició la noche del sábado y se extendió hasta la mañana del domingo.

Una de las víctimas fue identificada como Arán Molina, de 55 años, quien presuntamente murió cuando intentó ayudar a Lalo Soza, un militante del Frente Sandinista que estaba siendo atacado.

También se reportó la muerte de Tirzo Ramón Mendoza, reconocido por su labor en favor de menores en riesgo. Testigos aseguraron que Mendoza fue capturado por encapuchados que lo habrían ejecutado.

El tercer fallecido fue un hombre que apareció a bordo de un tractor, pero no se conoció su identidad. Vecinos aseguraron que el hombre pretendía derribar la pared de una vivienda cuando fue alcanzado por las balas.

A Soza se le señala de haber atacado a balazos a los manifestantes que habrían respondido con bombas molotov y morteros.

Durante la noche de este domingo se escuchaban disparos en los barrios El Cementerio, Otoniel Aráuz, el sector de la escuela Larreynaga, San Francisco de Asís, El Progreso y Las Praderas.

Detenidos en Matiguás

Pablo Cuevas, representante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), aseguró que sus promotores en Matiguás, municipio de Matagalpa, recibieron la denuncia de la detención de 11 personas durante el ataque a un tranque.

Cuevas aseguró que, además de las detenciones en el tranque, la policía realizó capturas ilegales casa a casa, y denunció que la carretera se encuentra tomada por civiles armados que amenazan a la población.

Dogu expresa preocupación

La embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, confirmó que la noche de este domingo hubo disparos de armas de fuego cerca de su residencia, en Managua, pero aclaró que su vivienda no era el objetivo principal de los armados.

“Confirmamos disparos cerca de mi residencia. Mi casa no fue el objetivo de los disparos y estoy bien”, declaró Dogu.

Aunque su casa no era el objetivo, Dogu expresó su preocupación por la escalada de violencia en Nicaragua.

“Me preocupa mucho las noticias de violencia y condeno las muertes de este fin de semana. Mis oraciones están con las víctimas y sus familias”, expresó la embajadora estadounidense.