•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Turbas, algunos encapuchados y armados, rodearon y ofendieron verbal y físicamente hoy a los obispos, incluido el cardenal Leopoldo Brenes y al nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag, tras llegar a Diriamba, Carazo.

Hombres vestidos de civil, encapuchados y algunos armados, primero ofendieron verbalmente a los religiosos y luego los atacaron físicamente, hiriendo a algunos de ellos, mientras que a los periodistas robaron y golpearon.

Los religiosos viajaron hoy a Carazo para respaldar a las víctimas de un ataque armado cometido ayer por policías y parapolicías, que dejó al menos a 14 personas asesinadas.

Brenes, junto al nuncio, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, y otros obispos, llegaron a la basílica de San Sebastián, adonde un grupo de personas los gritaba "asesinos" y "mentirosos", entre otras ofensas.

El Nuevo Diario pudo confirmar que los obispos tuvieron que entrar por la parte trasera de la basílica de San Sebastián, pero las turbas ingresaron a la fuerza al templo, mientras que otro grupo rodeó el edificio, para impedir la salida a los religiosos.

Una vez que los obispos estaban bajo el dominio de las turbas, comenzó el ataque: golpes, gritos y destrucción parcial del templo.

En el interior del templo se confirmó que algunos encpauchados empezaron a tirar golpes a las personas que estaban con los obispos.

Cuando el cardenal Brenes, el nuncio y resto de obispos intentaban salir de la basílicia de San Sebastián, las turbas lo impedían.

Pobladores explicaron que el operativo de la turbas consistió en lo siguiente:

  1. Esperar a los obispos para ofenderlos verbalmente.
  2. Rodear la basílicia de San Sebastián, adonde habían ingresado los obispos.
  3. Penetrar al templo y provocar el caos.
  4. Impedir que la población prestara ayuda a los obispos.
  5. Al salir los obispos, rodearlos y golpearlos.

Ataques, robos y golpes a periodistas

Tras salir de la basílica, las turbas y parapolicías robaron cámaras a los canales 100% y Noticias 12, y a periodistas de otros medios.

También los parapolicías golpearon a los periodistas, incluido al enviado especial por El Nuevo Diario.

Los periodistas confirmaron que en un momento, monseñor Silvio Báez estaba rodeado por turbas y, al parecer, era golpeado. Monseñor Silvio Báez sufrió una herida en uno de sus brazos, confirmó El Nuevo Diario.

También el sacerdo Edwin Román, de Masaya, sufrió heridas en uno de sus brazos, cuando sufrió un ataque.

Ante el ataque, los periodistas buscaron refugio, mientras que algunos sacerdotes lloraban ante lo que sucedía.

La situación sigue siendo tensa, pues tanto los obispos como los periodistas permanecen en Carazo.

Un grupo de personas en Diriamba, cuando llegaron los obispos. Cortesía/END

¿Quiénes permanecen en la basílica de San Sebastián?

La basílica de San Sebastián, en Diriamba, sigue rodeada y dentro de ella permanecen el cardenal Leopoldo Brenes; el nuncio, Waldemar Stanislaw Sommertag; monseñor Silvio Báez; el sacerdote Edwin Román; Juan Sebastián Chamorro (Funides); Sandra Ramos (sociedad civil) y varios periodistas.

Los obispos tratan de mediar para poder salir de Diriamba.

El viaje 

El cardenal Leopoldo Brenes, junto al nuncio, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, y representantes de los derechos humanos llegaron esta mañana a Carazo, luego de que un operativo ejecutado ayer por policías y parapolicías costara la vida al menos a 14 personas.

"Su eminencia, cardenal Leopoldo José Brenes, junto a monseñor Silvio Báez, el señor nuncio apostólico (Waldemar Stanislaw Sommertag) y sacerdotes van camino a Carazo para acompañar a la población en estos momentos difíciles que han vivido en las últimas horas. Oremos por nuestros sacerdotes y obispos para que Dios siga iluminando su misión profética", indicó la Arquidiócesis de Managua al referirse a la misión de los religiosos.

Uno de los sacerdotes golpeados en Carazo. Cortesía/END

Al paso del microbús en el cual viajan los sacerdotes, algunas personas salen y los saludan.

La misión de los sacerdotes es acompañada por una caravana de al menos 10 sacedotes, y también por Álvaro Leiva, de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Además, viajan representantes de la Coalición Universitaria.

Un operativo en Carazo, ejecutado desde la mañana de ayer por policías y parapolicías, dejó al menos a 14 personas muertas, incluidos dos oficiales.

Brenes pidió ayer mismo al mandatario Daniel Ortega que ordenara suspender ese operativo.

Los pobladores denunciaron un ataque armado, uso de drones para ubicar a los protestantes y agregaron que la basílica de San Sebastián (Diriamba) y la parroquia Santiago (Jinotepe) estaban rodeadas por civiles armados.

Obispos a analizar diálogo

Monseñor Rolando Álvarez, en Managua, dijo que este martes analizarán el futuro del diálogo nacional, luego de lo sucedido ayer en Carazo.

"Valoraremos entonces el diálogo nacional, sin embargo, siempre, siempre, estamos apostando para que desde una mesa de diálogo se pueda encontrar la justicia y democratización de este país", indicó Álvarez.

La crisis en Nicaragua ha dejado a más de 300 personas muertas.