• |
  • |
  • END

El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, dijo estar “harto” de escuchar de jueces corruptos, y pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigue el caso de la jueza Victoria López, y al Ministerio Público que vea el caso de la fiscal Edith Tuckler, ambas del municipio de Tipitapa.

Cabezas mencionó que en el caso de violación a una niña de 11 años, donde se acusa a David Moraga Guzmán de haber cometido el delito, la jueza supuestamente se parcializó en el caso, mientras señaló que la fiscal Tuckler --quien se supone que defiende a la víctima-- es cuñada del acusado, y por eso no solicitó la prisión preventiva. Situaciones por las cuales, según el procurador de Derechos Humanos, a este hombre se le dio arresto domiciliar, lo cual no está cumpliendo.

Según la jueza López, ella sólo actuó conforme ley, ya que, en primer lugar, el acusado se presentó voluntariamente, mientras tanto, la fiscal no solicitó la prisión preventiva. Por otra parte, negó tener vínculos de amistad con el acusado.

“Yo en realidad ni escucho a ese señor --el procurador Cabezas-- porque lo único que le gusta es salir en televisión. Si tiene algo en contra mía y las pruebas necesarias, que las presente ante mis superiores en la CSJ”, dijo telefónicamente la jueza a EL NUEVO DIARIO.

Burla a la justicia

La procuradora de la Niñez y la Adolescencia, Norma Moreno, dijo que el supuesto violador de Tipitapa, a pesar de estar bajo una medida de restricción judicial, la llegó a buscar a la institución en Managua el propio día del juicio al que no acudió, alegando estar demasiado enfermo para ir.

Moreno comentó que la acción de suspender el juicio es parte de la estrategia de los abogados para alargar el proceso.

“Sin embargo, quedó en evidencia que no sólo violó las medidas judiciales, sino que mintió al Juez del Distrito de Tipitapa, Sergio Amador Pérez Alonso, burlándose de la justicia”, dijo.