•  |
  •  |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes dijo hoy que el ataque contra los obispos en Diriamba, Carazo, representa una “fuerza brutal” en contra de la iglesia Católica.

“Hemos sentido la fuerza brutal contra nuestros sacerdotes. Hemos ido a las parroquias para consolar a nuestros sacerdotes, para acompañarlos en el sufrimiento y hemos recibido agresión” expresó Brenes.

Esta mañana los obispos, con Brenes y el nuncio,  Waldemar Stanislaw Sommertag, viajaron a Diriamba, Carazo, para solidarizarse con la población, tras un operativo armado ejecutado ayer por policías y parapolicías, que djeó a unos 14 muertos.

Pero al llegar a la basílica de San Sebastián, turbas empezaron a agredir verbalmente a los religiosos, y luego los sitiaron, para después golpearlos.

Los encapuchados agredieron brutalmente con puñetazos a los obispos, a quienes encañonaron con pistolas, lo que les permitió acceder al interior del templo armados con machetes y pistolas, de acuerdo con los relatos.

Los obispos pudieron salir de la basílica de San Sebastián luego de gestionar su seguridad.

En estos momentos, los religiosos ya están en Managua y cuando llegaron a la catedral, sonaron las campanas, en señal de respaldo.

El ataque contra los obispos forma parte de los actos violentos que se ocurren en medio de una crisis que ha cobrado la vida de al menos 320 personas desde el 18 de abril pasado, a causa de la represión del Gobierno, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

En el incidente de hoy en Diriamba, las turbas también ofendieron, golpearon y robaron a los periodistas que daban cobertura a la visita de los obispos.