•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia condenó hoy los ataques de turbas a lo obispos, nuncio apostólico y periodistas, en Diriamba, Carazo, y mantuvo inalterable su cronograma de actividades: marcha el 12 de julio, paro nacional el 13 y caravana el 14.

"Ataques como este, lamentables y ofensivos, son deplorables desde cualquier punto de vista. Estos ataques evidencian la incapacidad de escuchar el clamor popular que pide el adelanto de las elecciones al Gobierno de Nicaragua y reafirman la urgente necesidad del desarme inmediato de las fuerzas parapoliciales y el cese de la represión, tal como lo establecen las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aprobadas por el Gobierno de Nicaragua", dice un comunicado de la Alianza Cívica.

Los obispos de Nicaragua, encabezados por el cardenal Leopoldo Brenes, y acompañados por el nuncio, Waldemar Stanislaw Sommertag, viajaron hoy a Diriamba, Carazo, para respaldar a los pobladores, tras un ataque armado cometido ayer por policías y parapolicías, con un saldo de al menos 14 muertos.

Al llegar a Diriamba, sin embargo, los obispos sufrieron agresiones verbales y físicas de turbas oficialistas, mientras que parapolicías ingresaron a la fuerza y rodearon la balísica de San Sebastián, donde se habían refugiado los religiosos.

El episodio de máxima tensión dejó con heridas a obispos y a periodistas, a quienes golpearon y asaltaron.

En su comunicado de hoy, la Alianza Cívica sostuvo que en "estos momentos cruciales para el país" la población debe unirse en una lucha que busca construir un nuevo país.

De igual manera, mantuvieron inalterable su cronograma de protestas para esta semana.

"Les llamamos a unirse a la jornada de actividades de lucha cívica que inicia el jueves 12 (de julio) con una marcha en Managua y diversas ciudades, y que continúan con el Paro Nacional, el viernes 13, y cerramos con una caravana, el sábado 14", indicó la Alianza Cívica.

De acuerdo con el escrito, no desistirán en la lucha por "tener un país distinto".

"Nicaragua ha rechazado la violencia y va a seguir luchando cívicamente hasta que haya un cambio. Hacemos un llamado a la población de las diferentes ciudades a sumarse a los atrios de las iglesias a mostrar el respaldo a nuestros obispos", expresaron.

Hoy por la tarde, tras los ataques en Diriamba, las turbas en Jinotepe, también en Carazo, saquearon la parroquia de San Benito, adonde la población había llevado medicamentos para atender a los protestantes heridos.

La crisis en Nicaragua, que comenzó el 18 de abril, deja a más de 320 personas asesinadas.