•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos periodistas y un fotorreportero de El Nuevo Diario fueron atacados este lunes en Diriamba, Carazo, por encapuchados armados y otros grupos de choque afines al Gobierno, cuando acompañaban a los obispos católicos que intentaban ayudar a ciudadanos refugiados en una iglesia.

Los armados amenazaron, golpearon y robaron documentos personales y equipos de trabajo al periodista Uriel Velásquez y al fotorreportero Óscar Sánchez dentro de la basílica de San Sebastián.

En el lugar también atacaron al arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, al obispo Silvio Báez, al nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag y a representantes de organismos de derechos humanos, además de otros periodistas de medios nacionales e internacionales.

El periodista de END Uriel Velásquez recibió amenazas luego que le arrebataran su carné. Muestra cómo lo agredieron. Bismark Picado\END

“Nosotros tratamos de documentar la agresión a los obispos, por parte de la gente que portaba banderas del Frente Sandinista y encapuchados; ellos también se lanzaron contra nosotros diciéndonos que éramos mentirosos, promotores de odio, protectores del vandalismo y que dijéramos la verdad”, relató Velásquez.

La multitud acusó también a los representantes de la Iglesia Católica de esconder armas dentro del templo y de apoyar actos delictivos.

“Me arrebataron mi carné de El Nuevo Diario y me dijeron ‘ya te tenemos identificado’; nos amenazaron y al momento de la trifulca nos golpearon a todos”, añadió Velásquez.

La corresponsal de El Nuevo Diario en Carazo, Tania Narváez, sufrió golpes de los encapuchados y denunció que estos la amenazaron, a ella y a su familia, por lo que este lunes tuvo que huir de su vivienda.

El fotorreportero Óscar Sánchez logró salir del templo religioso junto a camarógrafos de otros medios de comunicación y se refugió en una vivienda cercana. “Yo solo sentí un golpe en la cabeza. Adentro le estaban pegando a algunos padres y en la salida de la iglesia nos golpearon a nosotros, había más de 20 encapuchados ahí”, relató Sánchez.

Jackson Orozco, reportero de 100 % Noticias, con su camisa ensangrentada por heridas en la nariz. Oscar Sánchez\END

El ataque de la turba contra los líderes religiosos ocurrió a eso de las 11:30 a.m. y los obispos y sacerdotes lograron salir de la ciudad una hora después, entre ofensas y amenazas.

El más lesionado

Los encapuchados robaron y destruyeron cámaras de video y teléfonos de los reporteros de las televisoras Canal Católico, Canal 23, Canal 12, 100% Noticias y Canal 10. Según testimonios de los periodistas, dos equipos de prensa internacional también fueron víctimas del ataque.

Otros medios, como Radio Corporación, Confidencial y La Prensa también reportaron agresiones a sus periodistas dentro de la iglesia en Diriamba.

Uno de los periodistas más afectados fue Jackson Orozco, del canal 100% Noticias, cuando varios encapuchados le causaron heridas en la cabeza.

Los hombres y mujeres de prensa esta vez no solo fueron testigos de la violencia contra la iglesia, también fueron víctimas.Oscar Sánchez\END

“Cuando yo veo que la sangre me corre por toda la camisa, yo me resisto, me opuse a que me llevaran a otro lado, porque me imaginé que ellos me querían secuestrar. Entonces los sacerdotes tuvieron que mediar para que no me siguieran golpeando”, dijo Orozco.

Más tarde se conoció que Orozco sufrió una fractura en la nariz.

Desde el 18 de abril pasado, cuando iniciaron las protestas ciudadanas contra el Gobierno, en al menos cuatro ocasiones equipos periodísticos han sido víctimas de robo y agresión. Aparte, varios periodistas han sido amenazados.

El 19 de junio, los armados encapuchados interceptaron a reporteros de 100% Noticias y Canal 12 cuando estos iban rumbo a Masaya. En esa ocasión, además de robarles, los armados les amenazaron con fusiles.