• |
  • |
  • END

Sin actos protocolarios, ni mucho menos brindis con champán ni pachangas, las mujeres aglutinadas en el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra” celebrarán este 7 de mayo con sus trabajos diarios el dieciséis aniversario de la fundación de esa instancia protectora de las obreras de la maquila.

Sobre el nombre que lleva la organización, Sandra Ramos, Directora Ejecutiva del movimiento, dijo que María Elena Cuadra fue una militante del FSLN y miembro de la Asociación de Mujeres Nicaragüenses “Luisa Amanda Espinoza”, Amnlae, de Diriamba. Fue una mujer luchadora y querida por las mujeres diriambinas.

Sandra fue muy amiga personal de ella, “porque juntas organizamos con otra mujer líder de Diriamba, Juanita Cárdenas, cuando estábamos organizando a las trabajadoras del servicio doméstico, y ahí conocí su lucha, y lamentablemente ella murió un año antes de que fundáramos el ‘María Elena Cuadra’”.

Cuando se fundó el movimiento en 1994, en la asamblea de las mujeres “estábamos proponiendo el nombre, y cada cual presentó sus propuestas. Había muchas propuestas, entre ellas la de ponerle el nombre de una virgen hasta el de ponerle el nombre de una mujer luchadora de base, que no era una figura pública reconocida”.

Después que se les presentó la propuesta del nombre de la María Elena Cuadra, las 800 mujeres que constituyeron el inicio del movimiento “votamos porque el nombre de esta organización llevara ese nombre”.

Recuerda Sandra que María Elena murió en un accidente de tránsito. Un abogado ebrio, al timón, chocó contra el vehículo donde murieron cuatro miembros de su familia: María Elena, su esposo, su mamá y una de sus hermanas”. “Jamás había visto un sepelio tan impresionante”, dijo la dirigente del movimiento.

Las mujeres llevaban sobre sus hombros el féretro de María Elena Cuadra, una mujer que luchó por las mujeres de los mercados, de los barrios. La historia de esta dama es muy poco conocida, al igual que la de miles de mujeres de base que todos los días trabajan y nadie las conoce.

María Elena dejó a tres hijos en la orfandad, y una de ellas es Gladys Lucía Urtecho Cuadra, licenciada en computación, quien labora en el movimiento, donde tiene a su cargo el programa contra la violencia intrafamiliar.

Gladys Lucía, al hablar con END, dijo: “Mi mamá desde que trabajaba en la casa `Luisa Amanda Espinoza` en Diriamba, ella siempre me llevaba, y cuando ella fallece todos los programas que llevaba a cabo desaparecieron, y hoy en día esa casa todavía no funciona”.

El abogado
que las arrolló
Esta joven contaba con 12 años cuando su progenitora muere. Ella asume las responsabilidades que tenía su mamá con el resto de sus hermanos y con la ayuda de una abuelita, y así se convierte en el pilar fundamental de su familia.

Recordó la joven que ese accidente fue provocado el 11 de marzo de 1994 por un conocido abogado de Jinotepe, quien conduciendo en estado de ebriedad chocó contra el vehículo donde iba su familia.

El causante de las cuatro muertes no guardó prisión, ya que llegó a un arreglo de que a las dos familias afectadas les iba a dar 300 córdobas mensuales por tres años. Ese pago lo cumplió. Por 10,800 córdobas el autor de las muertes “reparó” el daño causado a dos familias, porque en una quedaron cinco huérfanos y en la de María Elena Cuadra tres niños más.

La directora ejecutiva del movimiento lamentó que esas familias no hayan tenido a mano un abogado que las ayudara, a pesar de que el hoy diputado Wálmaro Gutiérrez, en esa época, cuando se iniciaba en la abogacía, tenía un despacho en la oficina de la Mujer que dirigía María Elena Cuadra.

Dijo Sandra Ramos que el movimiento ha apoyado a los tres hijos de María Elena Cuadra con becas, y “cuando ellos estuvieron señoritos les dijimos que había que trabajar”. Los otros hijos de María Elena Cuadra son Daniela Victoria, de 18 años, y Moisés David, de 28, quien labora ahora como abogado en un movimiento de jóvenes.