•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los obispos, aglutinados en la Conferencia Episcopal, anunciaron hoy que el diálogo en Nicaragua continuará en los próximos días y descartaron abandonar esa mesa, pese al ataque verbal y físico que sufrieron ayer en Carazo.

La decisión la tomaron los obipos este martes tras una reunión de seis horas en el Seminario de Fátima, en Managua.

La información ha sido confirmada por monseñor Carlos Herrera, obispo de Jinotega, quien brindó declaraciones a medios de comunicación.

"Va a continuar (el diálogo)... nos unimos a tanto dolor y sufrimiento de tantas personas que han sufrido esta violencia, unidos con paciencia y humildad", declaró hoy Herrera.

El religioso explicó que el diálogo en Nicaragua es un medio que permite tratar de frenar los actos de violencia.

Los ataques

Por otro lado, Herrera se refirió a los ataques que sufrieron ayer los obispos.

"El ambiente está un poco así (difícil), esperamos que no vaya a crecer esot, porque el mal por sí solo cae", señaló el religioso.

Lo que ocurrió contra los obispos "es algo grave, algo nunca visto y ojalá que no se repita", dijo Herrera.

El diálogo en Nicaragua comenzó el 16 de mayo, pero ha sido suspendido a causa de los actos de represión.

Ayer, los obispos, liderados por el cardenal Leopoldo Brenes, viajaron a Carazo, para solidarizarse con las víctimas de los ataques armados del domingo, que dejaron al menos 14 muertos, pero sufrieorn ataques verbales y físicos de parte de las turbas y de parapolicías.

La crisis en Nicaragua, que comenzó el 18 de abril, deja a más de 320 personas muertas.

De interés

Los obispos, junto a la comunidad internacional, han pedido al gobierno cesar la represión y también un adelanto de elecciones.

Sobre el tema electoral ,el mandatario Daniel Ortega rechazó la idea, durante un acto celebrado el pasado 7 de julio.