•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) continuará ejerciendo su labor de mediadora y testigo del diálogo nacional, pese a las agresiones de las turbas afines al Gobierno contra obispos y sacerdotes registradas este lunes en Diriamba, Carazo.

“Vamos a continuar con el diálogo y vamos a seguir hasta donde se pueda”, confirmó este martes monseñor Carlos Herrera, obispo de Jinotega.

 Francisco López sale de Petronic y Eniminas

Según el religioso, la próxima semana la Comisión de Mediación y Testigo del diálogo nacional convocará a los representantes del Gobierno y de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia para retomar el proceso.

Este martes, los obispos se reunieron por más de seis horas en el Seminario de Fátima en Managua, para decidir sobre la continuidad del diálogo.

En el encuentro participó el cardenal Leopoldo Brenes, su obispo auxiliar monseñor Silvio José Báez y el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, quienes el lunes en Diriamba recibieron golpes y ofensas de turbas y civiles armados encapuchados.

 Consejo de la OEA analiza mañana la crisis de Nicaragua

Monseñor Herrera aseguró que la CEN seguirá mediando pese a que “hay un ambiente de persecución en contra de la Iglesia”, que consideró como “grave”.

“Los obispos sabemos que el diálogo es uno de los medios con que podemos detener la situación de violencia. Esperemos que esto no crezca, porque el mal por sí solo cae”, comentó.

“No son terroristas”

El diálogo nacional continuará pese a que el pasado lunes el gobierno del presidente Daniel Ortega dijo que “solo abordaremos otras agendas específicas en el diálogo nacional, relacionadas con el proceso de democratización apegado a lo que manda la Constitución política y las leyes del Estado y una vez atendido el gravísimo problema del terrorismo, la inseguridad y la violencia”.

El obispo Carlos Herrera contradijo la posición del Gobierno, afirmando que quienes protestan en las calles “no son terroristas”.

 Condena internacional por ataque a obispos de Nicaragua y periodistas

“El pueblo lo interpreta de otra forma, la población no es terrorista, hasta ahora se ha reclamado para que haya democracia y libertad”, afirmó el prelado.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia repudió la agresión contra los obispos, e indicó que todavía creen en el diálogo nacional como ruta para encontrar una salida a la crisis sociopolítica del país que ya deja más de 300 muertos.

“Esto tiene que terminar a través de un diálogo, nosotros aceptaremos lo que los obispos decidan, como alianza respaldamos a la CEN”, explicó Álvaro Vargas, presidente de Faganic y miembro de la Alianza Cívica.

La Alianza Cívica reafirmó que mantendrán sus actividades de protesta para presionar al gobierno de Daniel Ortega a que aborde la agenda democrática en el diálogo y acepte el adelanto de elecciones para el primer trimestre del 2019.

Este jueves se realizará en Managua la marcha nacional Juntos somos un volcán, al día siguiente habrá un paro nacional de 24 horas y el sábado harán una caravana para recorrer distintos puntos de Managua.