•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luisa Carolina López Navarro llegó a las afueras de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocido como El Chipote, en busca de su hijo Christian Josué, de 14 años, quien fue detenido cuando se dirigía a traer un trabajo en Diriamba, Carazo. “Se lo llevaron los parapolicías”, denunció su madre.

“Fue hasta hoy (ayer) que me confirmaron que mi hijo está aquí en El Chipote. Mi niño es una persona enferma y me dijeron que lo tienen desnudo y aislado. Luego, la Policía me dijo que lo trasladarían a Jinotepe, donde me lo entregarían”, contó López Navarro angustiadamente.

Christian Josué es uno de los 10 menores de 17 años que están detenidos ilegalmente en El Chipote, según registros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Según Braulio Abarca, abogado del Cenidh, los menores de edad son parte de un total de 96 personas que fueron detenidas en Jinotepe, San Rafael del Sur, Ciudad Darío y Managua, y que fueron trasladas a El Chipote.

“Algunos de ellos (arrestados) tienen orden de libertad, pero no ha venido el juez ejecutor y no descarto la posibilidad que en el transcurso de la tarde ingresen más personas”, indicó Abarca. 

Un mes desaparecido

Xavier Eduardo Mojica Centeno, un estudiante de Diseño Gráfico, de 21 años, lleva un mes desaparecido. Salió de su casa a comprar saldo para su celular en Linda Vista y hasta la fecha no aparece por ningún lado.

“Mi hijo cumplió este miércoles un mes de desaparecido, lo hemos buscado por todos lados y no lo hemos encontrado. En la lista de El Chipote no aparece y, por eso, lo hemos buscado en hospitales, distritos policiales y no me dan razón de él”, informó su mamá Lorena Centeno, quien dice que no se cansará hasta encontrar al joven.

En las afueras de la temida cárcel, ayer permanecían los familiares de Ricardo Sebastián López Ramos, de 29 años, propietario de un salón de belleza, quien fue detenido el domingo. Su hermana Tania Raquel Sánchez dijo que teme por la vida de él.

Por Víctor Manuel González también llegaron a preguntar sus familiares. Estos relataron que varios parapolicías lo sacaron de su vivienda y se le llevaron la moto, computadora y las llaves de su casa. Personas que han logrado entrar a El Chipote les aseguran a sus familiares que está golpeado.

Marjourie López Méndez fue una de las que tuvo acceso a El Chipote. “Dios primero que los dejen en libertad, porque es un calvario lo que estamos viviendo”, expresó luego de visitar a su esposo Juan Carlos Muñoz, quien fue detenido por civiles armados la madrugada del domingo en Diriamba, Carazo.

La denunciante comentó que su marido labora como ayudante de transporte y elementos parapoliciales enmascarados lo golpearon y subieron en una camioneta.

“Como si eso no fuese suficiente, esos parapoliciales llegaron a mi casa y la rafaguearon. Mi mamá se encontraba con mi hijo de 11 años y por protegerlo recibió un impacto de bala en la cadera derecha”, dijo indignada Marjourie.

El Cenidh espera que este miércoles otorguen libertad a las personas que tienen retenidas de forma ilegal.